Comentando… La Ciudad/Luis Repper Jaramillo*

Claudia: 1, 26, 26, 1

Enrique Rébsamen

1, 26, 1. Estos no son versículos del Génesis o conteo para el disparo inicial de salida del Maratón Ciudad de México. NO. Estos números, más otros que más adelante mencionaré, son estigma (marca o señal en el cuerpo, impuesta con un hierro candente como signo de esclavitud e infamia) que cargará en lo que resta de su ignominiosa vida, la aspiracionista (¡Andrés Manuel!), “corcholata favorita”, incapaz, corrupta, homicida dolosa, desobligada, disque Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum Pardo quien cobra como si trabajara y diera buenos resultados, que prefiere politiquear en busca del “hueso mayor” que (des)gobernar la capital de la República.

1, 26, 1, son números de muertos provocado en 4 años en accidentes del Sistema de Transporte Colectivo “Metro” en la gestión de la Transformación de 4ª “chiquita”, del gobierno capitalino en manos de una improvisada, inepta e impune, pero muy, muy cercana, casi, casi intima, del inquilino de Palacio Nacional, que en donde ha encabezado gobiernos sus resultados son trágicos, mortales.

1, 26, 1, quizá para los gobiernos federal y capitalino de Morena, sean sólo estadísticas, guarismos, cifras, “sus datos”; condolencias, lamentos, “pagaremos todos los gastos funerarios”. La manera más infame de evadir responsabilidades, Claudia, Andrés Manuel.

Pero para estas 28 víctimas (hasta ahora y las que faltan) son el quebranto filial, familiar, amoroso; el desgarramiento del corazón, razón, alma de padres, hijos, madres, hermanos, esposos, parientes, amigos, compañeros de escuela, vecinos, conocidos, que ninguna excusa, buena voluntad burocrática o gastos económicos (que no son del bolsillo de los funcionarios responsables, sino del erario de la Ciudad), no reparan el daño moral, sentimental, familiar; mientras los autores intelectuales, como Claudia Sheinbaum, gozan de total impunidad, mantienen su cargo, cobran su quincena, van por la vida sonrientes, viajando, politiqueando, aspirando, disfrutando de los placeres que da la inmunidad, ¿verdad Claudia?

Ah, pero señora Sheinbaum Pardo, sobres su cadavérica figura y espalda carga también con heridos, lesionados, afectados que su ineficiencia causa y causará. En el mismo periodo de 1, 26, 1, resultaron afectados –física y mental- 41, 102, 106 usuarios, a quienes –como letanía- ofreció solidaridad, lamentos, condolencias, “la Ciudad pagará todos los gastos hospitalarios”, ¿la Ciudad, Claudia? o mejor dicho, el dinero de los contribuyentes que nos quitan por impuestos, trámites, recargos, multas, sanciones, etc. que deben destinarse a prioridades de la metrópoli, pero que tú, perversamente, dilapidas para enjugar tus culpas.

Haciendo cuentas (no alegres, porque no somos gobierno) hablamos de 28 asesinatos dolosos, 249 lesionados, muchos con secuelas físicas y psicológicas de por vida, cuyo pecado fue haber utilizado el Metro, sin imaginar lo trágico de pagar su boleto.

Estos números rojos son resultado de accidentes mortales ocurridos en diversas líneas del STC.

En marzo de 2020, en la Estación Tacubaya, Línea 2, colisionan 2 convoyes, uno vacío haciendo maniobras de “reversa” en túnel, se desliza e impacta el frente del segundo colmado de usuarios. 1 persona muere por imprudencia del personal.

El trágico 3 de mayo de 2021, cuando en el circuito elevado de la Línea 12, las traves de la ruta colapsaron haciendo caer en “V” dos vagones con saldo de 26 fallecidos “in situ”

El más reciente, enero 2023, en el túnel, entre las estaciones Potrero y La Raza, Línea 3, por alcance –a falta de intercomunicación entre el Centro de Control (CC) y ambas islas de ascenso y descenso, colisionan dos convoyes, golpeando al antecesor, en medio de una oscuridad tenebrosa. Los usuarios tuvieron que saltar hacia las vías “a ciegas” pues ninguna luz de vigilancia, advertencia, indicaciones, etc. servía. Empleados de ambas estaciones (Potrero, La Raza) denunciaron que semanas atrás habían reportado invisibilidad entre ambas por falta de mantenimiento.

En la tragedia murió la joven (18 años) estudiante universitaria Yaretzi Adriana Hernández, quien se dirigía a la UNAM, en donde cursaba la licenciatura en Artes Plásticas. Pagó los 5 pesos de la tarifa y abordo el convoy, en donde la irresponsabilidad oficial federal y local (falta de mantenimiento, reducción en 2021, 2022 y 2023 al Presupuesto del STC, por austeridad republicana, ordenado por López Obrador, impide comprar refacciones nuevas –originales-, “canibalismo” –sustraer de un vagón piezas usadas, desgastadas, en mal estado, etc. para colocarlas en otro en uso- falta de vigilancia, de control, coordinación entre centrales y conductores)

En el Centro de Control del Sistema (CC) el Master o consola que ubica, dirige, supervisa la movilización de convoyes en las 12 Líneas, ¡¡créalo usted!! los operadores utilizan postiez (papelitos engomados) para ubicar el traslado de los trenes. Los ingeniosos trabajadores recurrieron al pasado, pues el sistema electrónico, no funciona, por falta de modernización, obsolescencia. La Dirección General tiene la orden de no “gastar” recursos.

La orden viene directamente desde la oficina de Claudia Sheinbaum, en el Antiguo Edificio del Ayuntamiento, ¡¡qué tal!!

No olvidemos tampoco, que no sólo la “austeridad republicana” (Palacio Nacional) impacta en el pésimo, viejo, olvidado, ignorado, servicio del Metro, que diariamente moviliza a 4 millones 700 mil usuarios, sino la falta de eficiente dirección, supervisión, coordinación hacía los trabajadores del Sistema, ha ocasionado múltiples errores, que por fortuna no han cobrado vidas. Por ejemplo, se detecta cotidianamente a conductores de convoy, borrachos, drogados, somnolientos, estresados, distraídos por “amigas” que viajan en la cabina.

Esta irresponsabilidad ha provocado que el operario “olvide” cerrar las puertas automáticas y rodar a otra estación con el riesgo de que algún usuario caiga.

Otra “hazaña” de un conductor ebrio, en pleno traslado, abre las puertas. O que, al arribar a la estación, el responsable abrió las puertas contrarias al descenso con el susto que los pasajeros tuvieron.

Pero dejemos el tema del Metro, pues de suyo, es lamentable el homicidio doloso, ¿verdad Claudia? de 28 usuarios. Desde 1969, a la fecha han ocurrido 4 accidentes fatales, de ellos 3 en el Gobierno de la CDMX, bajo la irresponsabilidad de Sheinbaum Pardo.

Vayamos ahora a otra tragedia que debió evitarse. Arrojó consecuencia mortal de 26 víctimas inocentes. Me refiero al colapso el 19 de septiembre de 2017, año del sismo en la CDMX, del Colegio Rébsamen, escuela particular que, entre el temblor y una obra en construcción ilegal, provocó el desplome de parte del edificio, sepultando a 19 niños (alumnos) y 7 adultos (profesores, personal de limpieza, etc.).

La obra no autorizada, ubicada en la Colonia Nueva Oriental Coapa, Delegación Tlalpan (hoy Alcaldía) fue supervisada por personal de Protección Civil, Bomberos, Secretaría de Obras, etc. quienes detectaron y reportaron que sus materiales eran demasiado pesados, que no resistiría el tonelaje de lo que sería la residencia de la dueña, Mónica García Villegas, “Miss Moni”. Entregaron a las autoridades de la entonces Delegación Tlalpan el contundente reporte, ¿Quién creen que era la titular de la demarcación? Acertaron, nada más y nada menos que Claudia Sheinbaum Pardo, que destrozó con su incapacidad esa zona del norte del DF.

Bueno… cuando el informe de los expertos llegó a manos de la “flamante” jefa delegación, lo ignoró, no le dio importancia, lo desestimó. Autorizó la continuación de la obra. De derecho, por omisión, colusión, corrupción, indiferencia, la Sheinbaum pasó a ser corresponsable, cómplice (de Miss Moni), homicida dolosa, por la muerte de 26 personas, entre ellas 19 pequeñitos que gustosos, responsables y estudiosos entraron al plantel sin imaginar que sería su tumba, por la negligencia y corrupción de Mónica García Villegas y la Jefa Delegacional de Tlalpan, la seño Sheinbaum Pardo.

Cualquiera pensaría que, en país con Estado de Derecho, los responsables de una tragedia provocada –como el caso del Rébsamen- deberían ser detenidos, Miss Móni, sí purga prisión por 31 años, y sujetos a juicio penal. Se cumplió a medias lo legal, pero… el otro 50% no sólo no fue acusada, investigada, detenida y enjuiciada. Por el contrario, Claudia fue premiada por Andrés Manuel López Obrador (dueño, candidato, mesías, presidente, líder de Morena) como candidata de ese perverso partido a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. Hoy lamentablemente destroza la capital del país con la complacencia de AMLO, Transformación de 4ª, Morena, Congresos Federal y de la Ciudad de México, pese al nefasto historial de una homicida dolosa.

Con estos antecedentes y su indolencia ante las tragedias provocadas por su ineficiencia y perversidad, es “aspiracionista” (Andrés Manuel), a la candidatura presidencial del guinda, convertida en la “Corcholata Favorita” de su íntimo amigo.

Antes de terminar, resumo: Claudia, en tu haber y responsabilidad social, moral, política, legal, humana, ética (si conoces esa virtud), cargas en tu cadavérica espalda 54 homicidios dolosos, 249 lesionados (física y psicológica) de por vida… y contando.

Si conoces la dignidad, renuncia al GCDMX y sobre todo a tu aspiración presidencial. Asco

*Colaborador de los Grupos Editoriales Digitales bajosello.com, agencialibertad.com, elinfluyente.mx, endirecto.mx, lagacetametropolitana.com.mx, algrano.mx

lrepperjaramillo@yahoo.com