Cumbre de Líderes y reuniones bilaterales han sido un éxito para México y Norteamérica: Ebrard

Dentro de la conferencia de prensa matutina que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, presentó los acuerdos alcanzados en la X Cumbre de Líderes de América del Norte (CLAN) que tuvo lugar en la Ciudad de México el 10 de enero, y de las reuniones bilaterales que se celebraron del 9 al 11 de enero.

El canciller señaló que “la Cumbre y las reuniones bilaterales han sido un éxito para México y para Norteamérica”. Recordó que cuando empezó este gobierno, estaba en tela de juicio si América del Norte tenía o no tenía un futuro común. En ese sentido, destacó que lo que se presenció en las reuniones “es que la tesis que el presidente López Obrador defendió desde el inicio del gobierno de que el camino es fortalecer la región de Norteamérica, no solo con el tratado, sino con entendimiento, visión común, las iniciativas en conjunto, ha tenido frutos”.

Subrayó que el encuentro demuestra que “se tiene un nivel de comunicación, de cercanía y una visión común… La relación personal entre el presidente López Obrador, el presidente Biden, el primer ministro Trudeau, es cada vez mejor y más cercana […] comparten valores, objetivos, propósitos”. Expresó que los tres mandatarios coinciden en los valores que defienden, sobre todo la justicia y un futuro común para nuestros pueblos, lo cual es un gran recurso en favor de México.

Entre los principales resultados de la CLAN, el secretario resaltó, en primer lugar, el acuerdo de acelerar la integración y el crecimiento económico en Norteamérica, para lo cual se integró el Equipo de los 12, una propuesta del presidente López Obrador que hace referencia al grupo integrado por cuatro personas de cada país, cuyo objetivo es que 25 por ciento de lo que importan de Asia, Estados Unidos, México y Canadá se produzca en Norteamérica.

“Para México significarían inversiones multimillonarias, ya están estimados los empleos, el secretario de Hacienda y Crédito Público presentó el detalle de que esto podría, incluso, significar para México más de dos puntos de crecimiento adicionales… “Es un trabajo enorme el que tenemos por delante, pero habiendo la voluntad y la instrucción, tenemos que llevarlo a cabo”, remarcó.

El titular de Relaciones Exteriores explicó que el segundo acuerdo alcanzado es fortalecer la movilidad laboral. Lo que se busca es fortalecer las vías regulares, ordenadas, seguras, predecibles de movilidad laboral entre los tres países. Precisó que por primera vez en la historia se está estableciendo el criterio de movilidad laboral en Norteamérica, “esto no existía, nunca se había accedido a hablar de ello en términos de toda la región”, recalcó.

En ese sentido, en Estados Unidos se desarrolló el Programa de Permisos Humanitarios, el cual ha tenido muy buenos resultados para las y los venezolanos y se ha extendido a otras nacionalidades.

En el caso de México, mencionó que el país está experimentando, además de los flujos migratorios ya conocidos, un flujo cada vez mayor de nómadas digitales, ya que con la pandemia se desarrolló en todos los países del mundo el trabajo remoto. Manifestó que México está recibiendo miles de jóvenes, sobre todo de Estados Unidos y también de Canadá, y que se requiere facilitar su presencia en nuestro país.

El secretario compartió que “el presidente Biden fue muy claro respecto a lo que el presidente López Obrador le planteó en cuanto a la simpatía y respaldo de México a los intentos […] para regularizar la situación, las circunstancias de las y los mexicanos en los Estados Unidos que están en condiciones de desventaja porque no tienen derechos plenos”.

“La instrucción del presidente de la República, en función de lo expuesto por el presidente Biden, es que nos aboquemos, en 2023-2024, a facilitar el acceso a la ciudadanía norteamericana de un millón 250 mil mexicanas y mexicanos que tienen derecho a ello… Es nuestra obligación presentar este plan a la brevedad.”

El canciller detalló que el tercer acuerdo alcanzado es sobre energías limpias, “que los tres países vayamos en una dirección parecida; México, hoy por hoy, tiene todo para ser el que lidere”. Precisó que nuestro país tiene un muy buen perfil energético y que casi un tercio de la energía eléctrica es producida con energías limpias, ya que se utiliza menos carbón que en Estados Unidos; en los últimos dos años la reducción de emisiones de gases efecto invernadero de México fue de 13 por ciento, lo que nos convierte en uno de los países que más redujo sus emisiones.

Recordó que el presidente de la República estableció que los compromisos de México para el año 2030 aumenten de 22 por ciento de reducción de gases a 35 por ciento, lo que significa más que duplicar la generación de energías limpias.

Remarcó que el presidente López Obrador presentó el Plan Sonora y “Estados Unidos y Canadá van a participar con nosotros para que tengamos un plan común, para que vayamos al mismo ritmo […] esto quiere decir electromovilidad, instalaciones para los vehículos eléctricos en los tres países, trabajo común para que tengamos baterías, acelerar semiconductores”.

El secretario informó que el cuarto acuerdo se refiere a la seguridad en la región, control de precursores químicos, “nos preocupa mucho el fentanilo a los tres países… Nos vamos a abocar a perfeccionar el control de precursores químicos entre los tres países, vamos a invitar a otros países a participar”, puntualizó.

En el caso de México, reiteró que la preocupación principal es el control de armas. “Lo que se convino es, como una de las medidas más importantes en seguridad regional, controlar drásticamente ese tráfico, porque de un país que sí se permite esa adquisición a otro en donde no se permite, tiene que haber una acción del país que sí lo permite, porque es ilegal en el otro”. En ese sentido, comentó que se busca crear un sistema de información y seguimiento de traficantes, “quiénes están traficando esas armas, quién las vende y hacia dónde las mandan; esa sería la prioridad 2023”.

El canciller explicó que también se alcanzaron acuerdos en el tema de salud. Al respecto, se estableció, por acuerdo de los tres mandatarios, un grupo de trabajo de seguridad sanitaria con el objetivo de elaborar un plan de acción común y presentarlo en los tres países para actuar frente a la pandemia que todavía está presente, al igual que la influenza y otros desafíos de carácter sanitario.

Finalmente, el secretario Ebrard resaltó el acuerdo significativo alcanzado para proteger y respaldar a los pueblos originarios y emprender una lucha común contra el racismo. “Es muy importante para México, porque es la primera vez que tenemos un entendimiento de ese nivel de jerarquía para trabajar los tres países en contra del racismo que, en el caso de nuestras comunidades, sobre todo en los Estados Unidos, es sumamente importante tener este respaldo”, concluyó.