Pide AMLO nueva política de integración económica en el continente; Biden, habla de fentanilo y migración

Al iniciar la reunión bilateral México-Estados Unidos como parte de la Cumbre de Líderes de América del Norte, el presidente Andrés Manuel López Obrador planteó a su homólogo Joseph Biden una propuesta integral que implica consolidarse como región económica ante el mundo e iniciar una nueva etapa entre los pueblos y naciones del continente a partir del respeto y la ayuda mutua.

El presidente Joe Biden, por su parte, señaló que las prioridades de Estados Unidos son la plaga del tráfico del fentanilo, que ha provocado la muerte de más de 100 mil estadounidenses, y trabajar para consolidar el ordenamiento de los flujos migratorios irregulares en ambas fronteras.

López Obrador, luego de recordar que el vínculo de Estados Unidos con nuestro país va más allá de lo estratégico o de la vecindad, porque se trata de una relación fraterna y de amistad entre nuestros pueblos, se dirigió a su contraparte estadounidense, a quien consideró un gobernante humanista y visionario, para afirmar que existen condiciones inmejorables para iniciar una nueva política de integración social y económica en el continente.

Recordó que, si bien el T-MEC ha demostrado ser valioso para consolidar los procesos productivos, en nuestros puertos del Pacífico aumenta el arribo de mercancías asiáticas:

“Y la pregunta que nos hacemos es: ¿no podríamos producir en América lo que consumimos? Claro que sí. Es asunto de definición y de planear conjuntamente nuestro desarrollo futuro.”

Expuso que la unión y la asociación en América equivalen a consolidar de manera definitiva la región más importante del mundo, aprovechando ventajas como la fuerza de trabajo, el desarrollo tecnológico, la riqueza de nuestros recursos naturales, el ahorro en transporte y la demanda de los mercados.

“No obstante, la integración productiva que proponemos debe también contar con el respaldo de inversión pública y privada para el bienestar de todos los pueblos de América, sin excluir a nadie.”

Recordó que la Alianza para el Progreso que encabezó el entonces presidente John F. Kennedy en 1961, permitió la inversión de 10 mil millones de dólares para beneficio de América Latina y el Caribe, lo que actualmente equivale a 82 mil mdd; consideró que es lo único realmente importante que se ha llevado a cabo en materia de cooperación para el desarrollo en el continente en más de medio siglo:

“En consecuencia, sostengo que es el momento de terminar con ese olvido, ese abandono, ese desdén hacia América Latina y el Caribe, opuesto a la política de la buena vecindad de ese titán de la libertad que fue el presidente Franklin Delano Roosevelt, y comenzar con usted, porque no habría otro dirigente que pudiera llevar a cabo esta empresa, comenzar con usted una etapa nueva entre los pueblos y naciones del continente a partir del respeto y de la ayuda mutua.”

El presidente López Obrador dijo que su homólogo Joseph Biden tiene la llave para mejorar sustancialmente las relaciones entre todos los países del continente americano y, aunque implica numerosas dificultades, no existe mejor camino para garantizar el futuro con prosperidad, paz y justicia que merecen los pueblos y las futuras generaciones.

“La propuesta, presidente Biden, es integral. Implica consolidarnos como región económica en el mundo, fortalecer la hermandad en el continente americano, respetar nuestras diferencias y nuestras soberanías, y procurar que nadie se quede atrás y que juntos vayamos en busca de la bella utopía de la libertad, la igualdad y la verdadera democracia.”

Tras recordar la reciente conmemoración por los 200 años de relaciones bilaterales, el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, destacó que México es un socio de verdad y que la reunión abordará el fortalecimiento de las cadenas de suministro, la seguridad compartida, la migración y un futuro basado en la paz y la prosperidad de los pueblos de México y del hemisferio occidental.

“Así que hay mucho que podemos hacer, tenemos mucho de qué hablar, y espero poder hacerlo porque siento confianza en que lo podemos lograr. Me siento confiado de que estamos en una coyuntura de cambio de verdad.”

Destacó que nos encontramos en un punto de inflexión y lo que se haga hoy puede cambiar el mundo en las próximas décadas, lo que implica una gran oportunidad, por lo que confió en que es posible avanzar en los próximos años.

El presidente Joe Biden, por su parte, señaló que las prioridades de Estados Unidos son la plaga del tráfico del fentanilo, que ha provocado la muerte de más de 100 mil estadounidenses, y trabajar para consolidar el ordenamiento de los flujos migratorios irregulares en ambas fronteras. Se refirió al fortalecimiento de las cadenas de suministro y aprovechó para refrendar el apoyo de su gobierno para que los pueblos de ambas naciones tengan un mejor futuro.

Ante la petición de López Obrador de una mayor inversión, Biden recordó que Estados Unidos lleva más de 10 años invirtiendo en la región de América latina y el Caribe.

«En los últimos 15 años hemos gastado miles de millones de dólares en este hemisferio, decenas de miles de millones de dólares en el hemisferio, pero lo que debemos hacer y lo felicito porque lo ha hecho, es seguir apoyando y construyendo instituciones democráticas;  algo que pude hacer en el G7 fue lograr un acuerdo en el que habría un proyecto de  miles de dólares de infraestructura para hemisferio occidental, para Latinoamérica y para África», agregó.

Refirió que Estados Unidos brinda más asistencia al exterior que cualquier otro país, todos juntos en todo el mundo, no sólo en el hemisferio sino en todo el mundo. “Desafortunadamente nuestra responsabilidad no termina con el hemisferio occidental. Estamos en el centro de Europa, en Asia, en África, en el sureste asiático así que ojalá pudiéramos enfocarnos en solamente una región, pero nos enfocamos en múltiples regiones».