Ampliar programas sociales para atender a personas en situación de calle, piden en el Senado

 El senador Israel Zamora Guzmán solicitó al Ejecutivo federal que se amplíe la cobertura de los programas sociales en materia de salud y seguridad alimentaria, para apoyar a las personas que se encuentran en situación de calle. 

Destacó que este sector de la población se encuentra en una condición inhumana y día con día se enfrenta a diversos retos para sobrevivir, una situación que no puede ser aceptada como parte de la normalidad social. 

En un punto de acuerdo que publicó en la Gaceta Parlamentaria del 29 de noviembre, el legislador del PVEM recordó que el Estado mexicano ha identificado a grupos poblacionales, que se encuentran en circunstancias que disminuyen su calidad de vida y que atentan contra su dignidad humana: 

Personas adultas mayores, niñas, niños, adolescentes, jóvenes, mujeres, de pueblos originarios, afrodescendientes, con discapacidad, migrantes, de la comunidad LGBTTTIQ+, entre otros.

Pero existe un grupo poco visualizado y atendido debido a su poca presencia en las políticas públicas e, incluso, por la falta de cifras certeras que permitan percibir la magnitud del problema social. 

Se trata, explicó Zamora Guzmán, de las personas en situación de calle que, por diversos motivos, se encuentran en una condición inhumana “que no puede ser aceptada como parte de la normalidad social”. 

Ellos, señaló, se enfrentan a condiciones de pobreza extrema, por lo que carecen de los bienes necesarios para satisfacer sus necesidades cotidianas; han hecho de la calle su vivienda habitual o transitoria; padecen abandono familiar y social; y sufren algún grado de abandono o exclusión institucional. 

Pero, además, son víctimas eventuales o permanentes de adiciones al alcohol, al activo y a otros psicotrópicos, lo que trae como consecuencia exclusión; pueden ser víctimas de abuso sexual o de trata de personas.

Y, por sus condiciones, presentan conductas antisociales; pueden presentar en algunos casos alguna clase de discapacidad mental o física; y como consecuencia de su situación, han creado una cultura “callejera” para la “sobrevivencia”.

El senador destacó que la salud y alimentación son necesidades elementales que son reconocidas como derechos humanos, por lo que deben ser garantizadas por el Gobierno federal, en el entendido de que constituye una obligación constitucional, internacional, humanitaria y moral con las personas que se encuentran en situación de calle.

Por ello, enfatizó, es necesario ampliar los esfuerzos por salvaguardar los derechos más elementales de estas personas, “que son discriminadas y agredidas por la misma sociedad”.

En el punto de acuerdo, que fue turnado de manera directa a la Comisión de Salud, Israel Zamora propone exhortar a la Secretaría de Salud y a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, para que analicen los programas sociales en materia de salud y seguridad alimentaria ya existentes, a fin de ampliar la cobertura de dichos programas sociales en beneficio de las personas en situación de calle.