El IISUE se enfocará en analizar problemas nacionales de alto impacto

Con la emergencia sanitaria, la educación enfrenta embates de alto impacto, coyuntura en la cual el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE), de la UNAM, continúa cumpliendo con su responsabilidad social y obligación con el país de atender, en el ámbito de sus competencias, esas situaciones y problemas nacionales.

No es menor lo que vivimos en términos educativos, porque se compromete el futuro, es decir, a las nuevas generaciones, por lo que se debe analizar, debatir, estudiar e investigar ese tema, afirmó la directora del Instituto, Gabriela de la Cruz Flores.

Un futuro sustentado en una cultura institucional que favorezca un sentido de comunidad y pertenencia, colaboración, trabajo en equipo, responsabilidad social y un alto nivel académico, serán el eje del plan de trabajo en el IISUE.

De la Cruz Flores expresó que durante los próximos cuatro años (2022-2026) dirigirá esa entidad, la cual es relevante para nuestra casa de estudios y para el país, ya que sus dos grandes objetos de análisis, con múltiples aristas, complejas y diversas, son la Universidad y la educación.

En el primer caso, en el Instituto se estudia a la universidad en México y a nuestra propia casa de estudios; “nos ayuda a analizarnos desde el interior, visualizar lo que hacemos como institución educativa, a valorar el trabajo y tener una visión de hacia dónde podemos avanzar. Es un espacio de reflexión y de análisis, pero también de crítica y autocrítica”, aclaró la pedagoga y psicóloga educativa.

En el IISUE también se examina la educación en sus múltiples niveles, desde inicial hasta superior, así como los procesos de formación; es decir, de enseñanza, aprendizaje y evaluación, así como sus actores (profesores, estudiantes, padres de familia), incluso el sistema educativo en su conjunto, pasando por la historia y las políticas.

Fortalezas

La integrante del Sistema Nacional de Investigadores refirió que, en los últimos años, en esa instancia universitaria se ha configurado una planta académica intergeneracional vigorosa e interesante. Sus antecedentes se remontan al entonces Centro de Estudios sobre la Universidad (CESU), aunque también se sumaron académicos provenientes del Centro de Investigaciones y Servicios Educativos.

Gracias a lo anterior tenemos investigadores jóvenes y otros de larga trayectoria; ese entrecruce intergeneracional, junto con nuestra historia, es una de nuestras grandes fortalezas, sostuvo Gabriela de la Cruz.

Además, el IISUE tiene dos pilares: el Archivo histórico de la UNAM y el Museo UNAM Hoy. En el primero se resguarda la memoria de la Universidad, la documentación generada en la propia institución y fondos documentales no universitarios que tienen un valor cultural para la nación. Ese recinto -ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México- nos permite mostrarnos a un público más amplio y representa una oportunidad para dar cuenta de la trascendencia de la UNAM y de su indeclinable compromiso social.

Para la directora otra de las fortalezas de la instancia que encabeza son sus cinco líneas de investigación: currículum, formación y vinculación; teoría y pensamiento educativo; diversidad sociocultural en la educación; políticas de la educación; historia de la educación y la cultura.

Recientemente, acotó, configuramos líneas transversales con el ánimo de cooperar entre todos para desarrollar proyectos comunes, que nos inviten a trabajar de manera colaborativa. Los técnicos académicos en el Instituto cuentan con alto nivel de especialización en diferentes áreas, y son “quienes sostienen el trabajo que los investigadores desarrollamos”.

Proyecto

De la Cruz Flores resaltó que entre los planes prioritarios en su administración en cuanto a la investigación, se incluye trabajar, de manera más colaborativa, en torno a proyectos de investigación que ponderen los problemas nacionales de alto impacto en el ámbito educativo, por ejemplo el abandono escolar o la educación híbrida. “Podemos aportar mucho al respecto”.

En términos de docencia, dentro del plan de trabajo 2022-2026 “propongo la figura de los research training group; es decir, células de trabajo conformadas por investigadores rodeados de estudiantes posdoctorales y de posgrado, licenciatura y servicio social, para formar una especie de comunidad donde se investiga y, al mismo tiempo, se forman recursos humanos”.

Me interesa que podamos hacer equipo. “Me voy a esforzar por volver a esa vida colegiada, en común, en estrechar lazos y hacer vínculos al interior y exterior del Instituto”.

La experta en prácticas escolares y en aula consideró que estar al frente del Instituto es una gran responsabilidad, un compromiso y un orgullo, además de un gran reto y una enorme oportunidad de servicio “a mi Universidad”.

Soy universitaria desde los 15 años cuando ingresé al plantel Sur del Colegio de Ciencias y Humanidades; en el entonces CESU realicé el servicio social; después fui becaria. En el Instituto cursé el posdoctorado. La UNAM para mí lo es todo.

Haber sido designada directora “es un gran logro y así lo asumo. Estoy entusiasmada, contenta, dispuesta y comprometida en aprovechar la riqueza que tenemos en el IISUE”, concluyó.