En la Aldea se cuenta que…

Ebrard desconoce a Monreal, Ricardo pide diálogo a AMLO, Claudia castigada y ¿Adán Augusto?

Por Javier Macías García

No es por meter cizaña ¿verdad?, pero en la Aldea se cuenta que… este sábado, en el Word Trade Center, Marcelo Ebrard desconoció a Ricardo Monreal. Anda diciendo que Andrés Manuel sólo tiene tres hermanos; o sea, Claudia Sheinbaum, Adán Augusto López y, obvio, él. A Ricardo ni siquiera lo mencionó; por lo menos esperaba que dijera que es el entenado, el adoptado o la oveja negra de la familia.

Pero, yo creo que lo hizo a propósito, ¿no?, porque dijo que “en el tema de la candidatura presidencial no es un asunto de cercanía, sino de capacidad y de lo que propone cada quien”. Y, pues si es así, Monreal ya le lleva ventaja, ya hasta presentó su Proyecto de Nación, y el carnal Marcelo apenas lo está preparando, y recién anuncia que empieza su recorrido por el país, pero a partir de enero, cuando el senador ya lleva no sé cuántos estados.

Ebrard dijo que ya está haciendo su pollita para visitar los 300 distritos electorales, pero no aclaró si está pasando la charola o son recursos propios o de la secretaría de Relaciones Exteriores, porque en una gira así, durante un año, te gastas una buena lana. Pero ¿quién es uno para desilusionarlo? Porque sí, anda muy ilusionado. Dijo: “Ya estamos preparando lo que proponemos, porque si es de cercanía el presidente tiene tres hermanos, de manera que el tema no es e cercanía, es de qué propones y de qué eres capaz de hacer. Entonces se va a poner interesante”.

Estrenó su hashtag “#ConMarceloSi”, bajo la frase “¿Qué sigue para México? Continuidad con Cambio”. Tomó protesta a las organizaciones sociales, que lo representarán en los 300 distritos y quienes, aseguró, le ayudarán a ganar la encuesta interna de Morena el próximo año. “Por ahí hay quienes dicen que ya la tienen, que ya esto, ya lo otro, todavía no empezamos, no hemos empezado. Hoy, empezamos, hoy es el día uno”.

Por cierto, fíjate que a unas nueve estaciones del Metrobús, hacia el norte, exacto, en la estación Reforma, la que está en Insurgentes y Reforma, por allí, se oyó musitar: “La distancia entre los dos es cada día más grande, de tu amor y de mi amor no está quedando nada; sin embargo, el corazón no quiere resignarse a escuchar el triste adiós que sea tu retirada…” Yo no dije que Ricardo, dije se “oyó musitar”. Sí, ya sé que a Monreal, como decía el recién finado Pablo Milanés, “le gusta la canción que comprometa su pensar”. Y tiene un amplio repertorio.

Te acuerdas que hace como un mes, le preguntaron “¿Se va a mantener en Morena?” y contestó con unas estrofas de la canción “Amarga Navidad”, de José Alfredo Jiménez. Si, ya sé cambió la letra, cantó horrible y hasta mal entonado: “Vamos a ver, vamos a esperar diciembre; diciembre y sus posadas, porque… diciembre me gustó pa’ que te vayas. Que sea muy cruel adiós mi Navidad. No quiero comenzar el año nuevo con este… que me hace tanto mal. Y ya después que pase mucho tiempo… que estés arrepentido… Ya mejor no les digo nada, porque estoy contento”.

Muchos se frotaban las manos para que llegara diciembre y sus posadas, con la idea de que el zacatecano dejara la Presidencia de la Junta de Coordinación Política y el movimiento, que fundó, con López Obrador y muchos otros, hace 26 años. A ver si no se las desgastan de tanto frotarlas, porque Monreal dijo, el jueves, que no se va.

El legislador aseguró que está claramente definido: “Soy fundador de Morena, soy militante de Morena y soy aspirante a la suceder al presidente de la República”. A la militancia de Morena les pidió una reflexión y el beneficio de la duda: “Yo no lucho contra el partido. Yo he cumplido con el partido, soy fundador del partido, yo he estado en Morena desde hace 26 años, he cumplido con mi función legislativa, hemos sacado todas las reformas que al Ejecutivo Federal le han interesado”.

Y este sábado, en Morelia, antes del informe del senador Cristóbal Arias Solís, Ricardo aprovechó para decir que no se cansará de insistir en el diálogo con el presidente López Obrador, “lo haré hasta el hartazgo”, dijo.

“Nunca, nunca me voy a confrontar con él, pero se requiere flexibilidad, tolerancia y reciprocidad en el respeto”. Dijo Monreal que los límites de ese diálogo son: la dignidad, el trato, la cortesía, el respeto. “Esos son nuestros límites”.

Pa’ mi esa también es la respuesta al reto que le puso Mario Delgado, cuando dijo: “Si Monreal quiere reconciliación, pues que empiece en el partido con sus militantes”. Qué mejor que la reconciliación sea primero con el presidente López Obrador. Por él no va a quedar, el balón ahora está en la cancha de Palacio Nacional.

¿Claudia? Ah, no bueno, Sheinbaum este sábado no salió de la Ciudad de México. Está castigada. La Comisión de Quejas y Denuncias del INE, la puso a escribir 5 mil veces: “no debo hacer campaña electoral… no debo hacer campaña electoral”. Exagero, sí claro. Pero para ella fue como tal.

Le impusieron, como medida cautelar, que publicara, en sus redes sociales y en las oficiales del gobierno capitalino, un texto, en el que, fundamentalmente, se deslinda de que la vinculen, de manera directa o indirecta, de la frase “Es Claudia” y del hashtag “#EsClaudia”, y pide a sus simpatizantes y a la ciudadanía en general que se abstengan de seguir difundiendo su nombre, apellido o imagen, a través de pinta de bardas, colocación de lonas, publicaciones en redes sociales o de cualquier otra forma, ya que dichas conductas podrían llegar a constituir alguna infracción a las normas en materia electoral.

¿Qué dijo Claudia? Te lo voy a decir en sus palabras: “Con ello, una vez más el INE demuestra su sesgo, talante antidemocrático, conservador, al ordenarme que en medios de comunicación social y con recursos públicos pida a la ciudadanía que no ejerza sus libertades. Es verdaderamente increíble que el INE, quien supuestamente es garante de la democracia y la libre expresión, imponga esta medida que a todas luces tiene un carácter de parcialidad y autoritarismo”.

Tan feliz que se le veía con el anuncio de su próxima boda y ahora que los el INE me la hacen enojar, dizque porque la obligan a publicar un texto que no es de su autoría y con el que no está de acuerdo, y que además va a impugnar. Pero espérate el lunes, Andrés Manuel se le va ir a la yugular al Instituto y más si se entera que uno de los integrantes de la comisión que la sancionó es Ciro Murayama.

Ella, Claudia, se queja de que la obligan a utilizar los medios de comunicación social y recursos públicos para pedir a la ciudadanía que no ejerza sus libertades. Pero, son los mismos que ella utiliza para la difusión de sus actividades por los estados, en las que invariablemente, aparecen pancartas con la frase “#EsClaudia”.

De Adán Augusto, ahora si que ni idea. En sus redes sociales sólo publicó cinco videos, pero son como promocionales del quehacer de la Secretaría de Gobernación. Ninguna actividad, en particular. Yo creo que anda medio tristón, porque durante su recorrido por los 32 Congresos locales para promover la reforma constitucional en materia de seguridad pública, varias veces anunció que volvería en unos 15 días, que dizque a hacer lo mismo con la reforma político-electoral. Como ya el bloque opositor dijo que “no pasará”, pues andaba entretenido con la iniciativa que modifica las leyes secundarias. Para eso sólo se requiere que la aprueba la mayoría de los diputados y, después, de los senadores. No es necesario, que tenga que recorrer de nuevo el país, pero ya encontrará el motivo para hacerlo.

Eso es lo que se cuenta en estos días en la Aldea.