La democracia mexicana ha sido lenta, difícil y costosa, sostiene magistrado Felipe de la Mata Pizaña

Como parte de las actividades que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) realiza con motivo de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara 2022, fue presentada la obra “¿El derecho en contra de la democracia?”, del autor Bertrand Mathieu, en la cual se analizan los modelos de democracia participativa, el populismo y la democracia no liberal.

Durante la presentación del libro, cuya traducción estuvo a cargo del Tribunal Electoral, el magistrado de la Sala Superior, Felipe de la Mata Pizaña, subrayó que la democracia mexicana ha sido lenta, difícil y costosa, sin embargo, se vive una paradoja porque existe una crisis del concepto democrático, ya que en el fondo existe una crisis de ese sistema político. Pareciera, añadió, que ya no es suficiente el concepto tradicional de democracia, aquella representativa o electiva, ha quedado corto

El magistrado De la Mata Pizaña resaltó que en México sí ha habido una transición democrática, aunque lenta. Este sistema de gobierno expuso, ha sido evolutivo teniendo como gran punto de origen una gran reforma electoral que abrió espacio a la participación política opositora

Agregó que en democracia no se puede gobernar en contra de la opinión. En ese sentido, indicó que la opinión pública debe ser esclarecida mediate debates genuinos y ampliamente difundidos dentro del proceso de formación de esta. El magistrado del Tribunal Electoral mencionó que el libro de Bertrand Mathieu, muestra el contraste entre la democracia liberal del siclo XVIII y la actual. Al respecto, consideró necesario entender que en la democracia debe haber lugar para todas las personas y que en la sociedad contemporánea hay diversidad total: sexual, racial, ideológica, por lo todas las personas deben estar incluidas.

Por su parte, la magistrada de la Sala Superior, Janine Otálora Malassis, señaló que la obra lleva al lector a reflexionar sobre la importancia de las instituciones democráticas y a pensar acerca de los pesos y contrapesos en la sociedad, así como en la división de poderes. Las páginas del libro, añadió, son un catalizador para quienes quieren adentrarse en debates que actualmente se tienen en México y el mundo, así como cuestionarse: ¿es la democracia participativa la mejor, ante la fata de representaciones?, ¿qué hacemos con el populismo? La magistrada de la Sala Superior indicó que el libro permite dimensionar lo mucho que se ha avanzado, en todas en cuanto a las libertades. Recomendó la lectura, para entender todo lo que gira alrededor de la democracia y el derecho.

Tras invitar a la lectura del este libro, la magistrada del Tribunal Electoral subrayó que el autor plantea el aspecto jurídico como un elemento adicional, como una herramienta que puede estar dentro o fuera del contexto democrático. Por tanto, sugirió la necesidad de reflexionar sobre el derecho y la democracia, pero, sobre todo, cuestionar qué pasa en todas las latitudes y saber en dónde se está parado, porque la misma obra dimensiona lo mucho que se ha avanzado en el sistema democrático.

Puntualizó que se debe reconocer que la democracia actual debe incluir a todas y todos, desde cualquier diversidad, porque en este cabe la paridad, las personas con discapacidad y las preferencias sexuales. La magistrada Otálora Malassis subrayó que el libro concluye con propuestas concretas, en donde desde el punto de vista del autor, se requieren dos condiciones para tener una democracia renovada: restablecer al mismo tiempo las competencias de las estructuras democráticas y los medios de intervención de la ciudadanía en la toma de decisiones.

Por su parte, José Luis Caballero Ochoa, director del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, señaló que la obra invita a pensar en la necesidad de hacer valer este sistema político que se ha construido de manera paulatina en México. Al respecto, refirió que el derecho, como orden social, sirve para la construcción de mayorías donde las minorías están protegidas, por lo que, consideró, es el eje que ha posibilitado que en el país se haya dado la transición y la democracia.

La democracia mexicana, detalló Caballero Ochoa, en su esencia representativa proviene del derecho y de los acuerdos generados a partir de este conjunto de principios y normas. Reconoció, finalmente, la labor del TEPJF para dar voz política a colectivos infrarrepresentados, como mujeres, personas de la comunidad LGBTTTIQ+, personas con discapacidad y migrantes, a través de sus ordenamientos jurídicos.

Finalmente, Leticia Bonifaz Alfonzo, experta en el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, afirmó que el derecho es un instrumento y en donde no hay democracia, muere el derecho, porque este es un factor de consolidación del actual sistema de gobierno.

Agregó que la lucha actual es por tratar de integrar todas las diversidades en la democracia, que se respete lo diferente y al menos en lo que hace a América Latina, se han tenido diferentes formas de resolver el complejo tema de la inclusión. En ese sentido, resaltó que el derecho es algo que se va adaptando y de este dependen las instituciones.