Fundamental, visibilizar y atender violencia escolar: Ana Lilia Herrera

La diputada Ana Lilia Herrera Anzaldo (PRI), presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, afirmó que es fundamental visibilizar y atender la violencia que se suscita al interior de los planteles escolares.

En ese sentido, expresó su beneplácito por la aprobación unánime del dictamen que reforma la Ley General de Educación, para prevenir y erradicar esa problemática.

En un comunicado, la diputada señaló que México ocupa el primer lugar en casos de «bullying» en educación básica, lo que afecta a más de 18 millones de alumnos en primaria y secundaria en escuelas públicas y privadas.

Además, advirtió que estos excesos no sólo se registran en los centros educativos, también están presentes en los medios electrónicos y las redes sociales.

El dictamen, aprobado por el Pleno el pasado miércoles, surgió de una iniciativa que presentó la diputada Herrera Anzaldo y el diputado Ismael Hernández Deras (PRI), con el propósito de impulsar políticas públicas orientadas a mejorar la convivencia social y escolar, así como prevenir y atender la violencia escolar. Fue remitido al Senado de la República para su eventual ratificación.

Establece que las autoridades educativas formularán y desarrollarán estrategias para la detección, prevención, atención y seguimiento de cualquier expresión de violencia o maltrato escolar en contra de los educandos.

Herrera Anzaldo subrayó la importancia de tomar conciencia de lo que representa impulsar todos los días una cultura de paz, pero, sobre todo, estar atentos ante estos hechos.

Sostuvo que las autoridades educativas deben incluir en los lineamientos para los protocolos de actuación, la detección de cualquier expresión de violencia.

Por su parte, la diputada Sayonara Vargas Rodríguez (PRI) señaló que la educación es un derecho fundamental para lograr la paz y la estabilidad, así como para construir una sociedad más justa.

Alertó que la violencia y el acoso en la escuela, incluido el ciberacoso, son actos que atentan la estabilidad emocional y física de las niñas, niños y adolescentes que la sufren.

“Son problemas multifactoriales que promueven muchas veces la humillación, la descalificación, la burla, la negligencia y el abandono emocional, afectando así el aprendizaje y el pleno desarrollo de nuestras niñas y niños”, sentenció.

Vargas Rodríguez reiteró que la propuesta aprobada tiene el objetivo de impulsar políticas públicas orientadas a la mejora de la convivencia social y escolar, la prevención y atención a la violencia que contribuya en el desarrollo pleno e integral de los alumnos.