Trayectorias admirables de cuatro honoris causa por la UNAM

A partir de la perspectiva de la ciencia, el cine, el derecho, la sociología y la economía, Ricardo Rivero Ortega, Guillermo del Toro, Lourival Domingos Possani Postay y Manuel Castells Oliván, quienes ostentan el grado doctor honoris causa por la Universidad Nacional, expresaron sus consideraciones sobre las “nuevas realidades sociales”, la creación del conocimiento mediante la investigación científica, el momento que se vive en México en materia de ciencia, conocimiento y cultura, así como la importancia de los movimientos sociales para generar los grandes cambios.

Al respetar a la gente que no nos agrada se realiza una primera y buena idea de justicia. Nadie tiene en realidad toda la razón, ningún jurista; luchar contra la injusticia es la razón del derecho, manifestó Ricardo Rivero Ortega, rector de la Universidad de Salamanca (USAL).

En el aula magna “Jacinto Pallares” de la Facultad de Derecho (FD) de la UNAM, dictó la conferencia magistral “Algoritmos, sesgos, sexos y géneros. La sensatez del Derecho”, en la cual indicó que esta disciplina no puede ser solo “racionalidad formal”, sino que debe tener sensibilidad y emociones.

Ante Rigoberta Menchú Tum, Premio Nobel de la Paz 1992 e investigadora extraordinaria de la UNAM desde 2013; Raúl Contreras Bustamante, director de la FD; y de Sergio García Ramírez, profesor emérito de esta Facultad; Rivero Ortega aseveró:

El mundo cambia a una velocidad meteórica, ahora hablamos de poshumanismo como la inteligencia artificial (IA) y la eliminación del dimorfismo sexual; “hay nuevas realidades sociales”.

Si el algoritmo tiene un sesgo se modifica, pero un juez corrupto ¿se puede corregir?, creo que con la IA tenemos un prometedor futuro para la desactivación del subjetivismo, indicó.

Yo prefiero a las máquinas que a muchos ministros y jueces. Se rechaza a la mencionada tecnología como si la humanidad fuera algo bueno siempre -hiere, mata- y un algoritmo es un procedimiento, no una máquina, aunque estas nos gobiernan hace tiempo, acotó.

Para Ricardo Rivero, la UNAM es la casa de la libertad, democracia, justicia e igualdad; agradezco a todos por haber recibido a los españoles exiliados.

Teresita Rendón Huerta, rectora de la Universidad de Guanajuato, en su calidad de presidenta de la Asociación Internacional de Derecho Administrativo, le entregó a Rivero Ortega la Presea “François Julien-Laferrière”, en reconocimiento a su trayectoria y a sus méritos como investigador del ámbito, así como a su defensa de la autonomía universitaria.

Cultura y arte son identidad

Nació en Guadalajara, Jalisco, México, en 1964; comenzó sus incursiones en la filmación desde adolescente, cuando estaba en el Instituto de Ciencias en Guadalajara. Guillermo del Toro es uno de los cineastas mexicanos más reconocidos en los últimos tiempos por su talento y sus obras, que han trascendido fronteras y merecido diversos reconocimientos.

“Es una sensación muy bonita recibir el honoris causa de la Universidad, que es, y ha sido siempre, una parte integral del alma de la cultura mexicana, y es ese vínculo, cuantas veces se pueda reforzar a través de producir, becar, platicar entrañablemente o tener un momento como este; lo recibo con mucho gusto”, aseguró el director, escritor y productor de El laberinto del fauno.

Del Toro comentó en entrevista realizada en el Centro de Estudios Mexicanos UNAM-Los Ángeles, que para él la Universidad Nacional siempre ha estado como un lugar en donde, discursivamente y en la práctica, el espíritu pertenece al país y articula el espíritu de este.

“Y creo que ahorita hay una noción de que la única pobreza posible en el horizonte es la material, y la realidad es que la pobreza cultural y espiritual es igual de brutal, a la larga. La abundancia cultural, espiritual de México está en manos de muchas gentes, de muchas instituciones, pero la UNAM está siempre ahí, y es uno de sus principales deberes para mí”.

El reconocido director, quien realizó estudios de cine en el Centro de Investigación y Estudios Cinematográficos de la Universidad de Guadalajara, aseguró que estamos en un momento muy oscuro para la ciencia, el conocimiento y la cultura.

“Negamos la ciencia, no queremos el conocimiento y creemos que la cultura es algo accesorio y superficial. Y la realidad es que el riesgo de un país sin cultura es como existir en un mundo sin reflejos; vengan del agua o de un espejo, es el reflejo el que te hace tener identidad, y la cultura y el arte son identidad”.

Respecto a su reciente cinta Pinocho, Guillermo del Toro dijo que es, al mismo tiempo, una película profundamente en contacto con la pérdida, y es un abrazo muy grande que le manda al mundo.

Purificar toxinas

Incansable y prolífico, profesor de varias generaciones de científicos, investigador que indaga mecanismos moleculares básicos para crear nuevo conocimiento y encontrar eficientes aplicaciones de interés médico y farmacéutico, Lourival Domingos Possani Postay (Río Grande del Sur, Brasil, 1939), investigador emérito del Instituto de Biotecnología (IBt), es uno de los científicos destacados de la UNAM.

Generador de 56 patentes de invención, 391 publicaciones en revistas internacionales indizadas, 25 capítulos de libros, 100 tesis de estudiantes y cerca de 20 mil citas, ha dedicado su vida académica a estudiar los venenos de alacrán, toxinas con complejas estructuras iónicas y moleculares que, con sus diferentes grupos generacionales de colaboradores y estudiantes, en el laboratorio aísla y purifica para convertirlas en precursores de fármacos.

Investigador emérito y de excelencia del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), además de Premio Nacional de Ciencias y Artes, ofreció una conferencia sobre sus investigaciones en el auditorio Francisco Bolívar Zapata del IBt, donde fue presentado por Laura Palomares Aguilera, directora de la entidad.

“También estamos trabajando en la identificación de las enzimas presentes en los venenos de varias familias de alacranes y queremos continuar el aislamiento y caracterización de componentes no proteicos de varias especies, además de que esperamos obtener el genoma de una especie de alacrán mexicano”, compartió el científico.

En su conferencia explicó que el interés principal de su trabajo ha sido el estudio de los componentes del veneno de alacranes, arácnidos con 450 millones de años de evolución que les permitió seleccionar sustancias capaces de subyugar sus presas y defenderlos de depredadores.

“Lo que sabemos hoy es que en el veneno de los alacranes hay una gran cantidad de péptidos pequeños que interfieren con la comunicación celular, principalmente de células nerviosas y musculares”, expuso el experto.

Hay dos grupos: péptidos de aproximadamente 65 aminoácidos que reconocen canales iónicos de sodio y péptidos de cerca de 40 aminoácidos que reconocen canales de potasio, cloro y calcio. “Sabemos que hay muchos otros componentes no proteicos con función desconocida”, enfatizó Lourival Domingos Possani Postay.

Los grandes cambios

El caos destructivo en el que se halla el mundo tiene embriones de esperanza, pero el cambio profundo se hace solo en las mentes de las personas, afirmó Manuel Castells Oliván.

El séptimo sociólogo más citado del planeta por sus contribuciones a esta disciplina y a la comunicación, dijo que salvar al orbe depende de la propuesta de las ideas y las utopías que existen en el pensamiento; “la idea de los salvadores se acabó, porque finalmente solo se salvan ellos”.

Ante Leonardo Lomelí Vanegas, secretario General de la UNAM; William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica; Manuel Suárez Lastra, director del Instituto de Geografía (IGg); y Alicia Ziccardi Contigiani, del Instituto de Investigaciones Sociales; Manuel Castells consideró que se vive una crisis de legitimidad política global.

El 67 por ciento de la población global no se siente representado por políticos, ni por instituciones. No se trata solo de una percepción, está ahí la corrupción sistemática que los aqueja; se ha politizado la justicia y se ha judicializado la política, indicó ante la comunidad universitaria.

Al dictar la conferencia magistral “Entre Apocalipsis y esperanza: una mirada sociológica sobre nuestro mundo”, organizada por el IGg de la Universidad Nacional, en el auditorio “Alfonso Caso” de Ciudad Universitaria,  el exministro de Universidades de España recordó que los grandes cambios han sido originados por movimientos sociales que se han sedimentado en instituciones.

Los “de ‘rehumanización’ son una gran tendencia social. Las mujeres siempre han luchado, pero ahora lo hacen bajo movimientos de masas que han logrado cambiar la vida; esas son conquistas irreversibles con nuevas ideas, positivas y concretas”, agregó el también integrante de la Academia Europea y de la Academia Británica.