Mejores valores colectivos, gracias al Trabajo Social

El trabajo social tiene mucho que aportar contra las violencias e injusticias no visibilizadas, naturalizadas, que vuelven frágiles a las personas en su entereza moral y en su capacidad de exigir sus derechos, afirmó la directora de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM, Carmen Casas Ratia.

Al inaugurar el 2º Seminario Internacional en Trabajo Social Digital: Nuevos desafíos y temáticas de frontera en la era actual, dijo que se requieren nuevas epistemologías y metodologías que eviten el daño, discriminación, racismo, indiferencia y el desaliento para vivir.

Esta actividad académica es un espacio de construcción que lleva a plantear varios retos, entre ellos, analizar las consecuencias y cambios “en nuestros procesos formativos a partir de la pandemia, y en la investigación”, explicó.

Un cuestionamiento que nos haremos, recalcó, es de qué tipo de trabajo social digital se puede hablar cuando reina la ausencia de escucha, comunidades enteras carecen de accesibilidad tecnológica y a medios de conexión, y campea la violencia en las redes sociales.

Hay que tener claras las diferencias y dimensiones en la materia, y si las tecnologías son “medios para alcanzar los fines que dan justa razón a nuestra existencia como profesión y disciplina científica”, detalló la también presidenta de la Red Nacional de Instituciones de Educación Superior en Trabajo Social.

Celebro que podamos articular liderazgos académicos y científicos para poner al día un balance sobre nuestra conciencia mundial y capacidades profesionales, el estado de las metodologías, estrategias, modelos e intervenciones sociales; si hemos o no reestructurado la profesión, las investigaciones, alcances y transformaciones en los deseos, valores, prácticas sociales y exigencias de la sociedad, de las expectativas y necesidades de nuestra comunidad más vulnerable, desde la formación en la licenciatura y los posgrados, refirió Casas Ratia.

Cultivemos la pasión por nuestra profesión, por el cambio social, y acompañemos, a partir del trabajo social digital y presencial, a quienes se han atrevido a tomar la palabra desde la opresión de las violencias, los silenciamientos patriarcales, la negación de los derechos de las víctimas, y la permanente lucha para evitar autonomía y dignidad de niñeces, juventudes y mujeres, cuyas voces reclaman justicia, escucha y solidaridad, aseveró la directora.

Por el bien común

En la inauguración, Annamaria Campanini, presidenta de la International Association of Schools of Social Work, opinó: hay que unir esfuerzos entre la comunidad científica del trabajo social y las organizaciones profesionales para encontrar mejores estrategias de reconocimiento a las capacidades de cambio que esa disciplina puede ofrecer ante las adversidades globales, en las esferas públicas y comunitarias.

La complejidad de los tiempos oscuros actuales se puede enfrentar a partir del trabajo social con estrategias de educación, humanitarias, resilientes e inclusivas. Se trata de una brújula ética, intercultural, que ha sustentado siempre a nuestra disciplina y profesión, para que el rumbo que tomemos nos humanice y evitemos que se degrade la convivencia. “Nosotros podemos hacer la diferencia para evitar el desarraigo de las personas de su mundo comunitario y de la relación con un sentido de vivir por el bien común”.

Al hacer uso de la palabra, Martín Castro Guzmán, presidente de la Academia Nacional de Investigación en Trabajo Social, recordó que se han vivido casi tres años de trabajo en la virtualidad y apenas se registra el regreso a la presencialidad.

“La pandemia dejó elementos importantes que deben seguirse tomando en cuenta para construir a nuestra disciplina, no sólo en el país, sino a escala mundial. Actividades como este Seminario posibilitan tener lazos y traspasar las fronteras para contar con un trabajo social más fortalecido”, subrayó.

El profesor e investigador de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, España, Antonio López Peláez, destacó que la digitalización es un entorno de oportunidades; en ese sentido hemos avanzado debido a la pandemia, y debemos aprovechar ese impulso para que este campo de conocimiento y los servicios sociales formen parte de una sociedad digitalizada que permita la inclusión mayor.

Para la presidenta de la Asociación Mexicana de Instituciones Educativas de Trabajo Social, Olga García Rendón, se debe repensar un nuevo modelo en esta materia, que se centre realmente en los sujetos sociales. A pesar de la pandemia, hemos tenido la posibilidad de seguir interrelacionándonos.

En su oportunidad, Carmen Miguel Vicente, de la Universidad Complutense de Madrid, mencionó que el desafío digital permite a la UNAM y a esa institución española compartir proyectos que se materializarán, en breve, en un convenio de colaboración para continuar con la generación de alianzas según los criterios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Además del 18 de noviembre, el Seminario se lleva a cabo en dos sesiones adicionales: el 25 de este mes, y el 7 de diciembre.