Comentando…La Ciudad/Luis Repper Jaramillo*

Aún supura

Hiel, en lugar de razonamiento

Ahora, que a partir del 20 de noviembre empezará la fiesta del Futbol Mundial, por la Copa FIFA, en Qatar, península arábiga, cuya capital Doha alberga apenas 2.3 millones de habitantes, traerá consigo competencias entre las 32 selecciones invitadas, que lucharán para ver quién es más poderoso, reunir mayor asistencia en los estadios; donde se demostrará calidad, habilidades, experiencia, pundonor, sapiencia en el arte del balón y la patada.

Desde luego, habrá un ganador, que destronará (si se deja) al actual campeón del mundo, Francia, que no dejará tan fácil el trofeo en manos de otro contrincante. Hará su máximo esfuerzo para regresar a París con la estatuilla dorada, que también quieren Brasil, Argentina, Alemania.

Esta es una competencia, cuyo premio para el más inteligente será la Copa FIFA, que poseerá los próximos 4 años, para luego exponerla en otro torneo mundialista. Así es, competir para ser ganador.

Con esta analogía regreso al México real, a este hermoso y envidiable país que Andrés Manuel López Obrador ha destrozado en sólo 4 años de fallida gestión desde Palacio Nacional.

No para analizar si nuestra selección de futbol obtendrá la Copa del Mundo (sólo en sueños), NO, sino para exponer al gobierno de la Transformación de 4ª (léase López Obrador, Morena y larvas que lo acompañan), que considera el arte de gobernar (ejercer la dirección, administración y gobernanza de un país, Estado, ciudad o colectividad) una simple competencia para ver quien acarrea más marchistas, llena el Zócalo, aplaudidores, aduladores, adoradores al mesías, que se siente el único hombre que “sabe” gobernar la nación.

Señala la definición académica de gobernar: dirigir, administrar el país. No adueñarse y tomar decisiones unilaterales, valiéndole madres la división de Poderes, manipulando al Legislativo y al Judicial según sus intereses personales, partidistas, familiares, económicos.

López Obrador no tolera a la gente independiente, inteligente, luchona, aspiracionista, inconforme, la que desea progresar con su esfuerzo. A la clase media, a los “ricos”. El omnímodo de Palacio Nacional sólo quiere gente arrastrada, chaira, pejezombies, aduladora, “mascotas”, a quienes, a través de dádivas, dinero de los mexicanos (impuestos, multas, recargos, sanciones, cobros, etc.) compra conciencia, votos, lealtad, obediencia, fidelidad, que le representa votos, acarreo, bajo promesas falsas. Los utiliza para lo que le convenga. Es miserable (persona que jamás se hacen responsable de sus acciones y nunca reconocer su responsabilidad ante los problemas y las dificultades. En cambio, critica a los demás y culpa de sus problemas e incluso de sus actos).

Pese a haber obtenido el triunfo que sus chairos y aduladores le dieron en 2018, Andrés Manuel desconoce o se “hace que la Virgen le habla” la palabra gobernanza, que confunde con -si está en Palacio Nacional es el Poder absoluto-… lo ha dicho “yo soy el poder”. Motu propio toma decisiones con las vísceras sabiendo que afectarán a más de 130 millones de mexicanos.

Para tu conocimiento, Peje, gobernanza es: la forma de gobierno basada en la interacción equilibrada (no de un solo hombre) del Estado, la sociedad civil y el mercado para alcanzar el desarrollo económico, social e institucional estable, que no aplicas. Lo dicho, la sociedad te estorba, la desprecias e ignoras, a tal grado que el estrato de clase media, lo bajaste al escalón de pobreza, cuando con tus acciones, estulticia, ira, bajeza nos calificaste de Clasemedieros, aspiracionistas, traidores, inescrupulosos.

Te lo recuerdo, inútil. El 14 de junio de 2021, desde el Monologo de tu Soberbia, escupiste Sí, si, si, hay un sector de la clase media que siempre ha sido así, muy individualista, que le da la espalda al prójimo, y aspiracionista, que lo que quiere es ser como los de arriba y encaramarse lo más que se pueda, sin escrúpulos morales de ninguna índole; son partidarios de que “el que no transa, no avanza”. Es increíble cómo apoyan a gobiernos corruptos

Con ese hocico viperino te atreviste a criticar y calificar a quienes tenemos deseo de superación con esfuerzo, nuestro dinero y personalidad. Hablas por hablar, sin mirar a tu turbio pasado familiar, en el que estás involucrado en el asesinato de tu propio hermano José Ramón. Tus padres eran comerciantes, de clase media, que con tenacidad sacaron adelante y dieron profesión a sus 7 hijos: Pío, Candelaria, José Ramiro, Martín Jesús, Arturo, José Ramón y Andrés Manuel. Los 7 tuvieron aspiración de dejar Macuspana para superar y consolidar su vida.

Tú eres aspiracionista pues siempre deseaste ser gobernador de Tabasco, Presidente Nacional de tu entonces partido PRI, sólo lograste la titularidad tabasqueña. Durante 20 años aspiraste a la presidencia de México. En dos ocasiones te derrotaron, Felipe Calderón (PAN) y Enrique Peña Nieto (PRI). Insististe, en 2018 a base de mentiras, promesas falsas, compromisos fatuos, ofertas engañosas y el hartazgo popular del corrupto, negligente, omiso, turbio y transa sexenio del priista Peña Nieto, el electorado prefirió al menos malo –eso creyeron- entre los 4 contendientes: Ricardo Anaya (PAN), José Antonio Meade (PRI), Andrés Manuel López Obrador (Morena) y Jaime Rodríguez “El Bronco” (Independiente), sin imaginar que tu incapacidad, nulidad, corrupción, nepotismo, indolencia, negligencia, etc. meses después de tomar protesta destrozarías al país, tolerar la corrupción de tu parentela y amigos del primer círculo partidista, más las decisiones estúpidas que tomas, tienen moribundo al México de todos,no de un solo hombre.

Hoy es una realidad que 30 millones 113 mil 483 personas que votaron por AMLO (53.19% del Padrón Electoral) se equivocaron, lo hicieron convencidos, pero engañados, porque no lo hicieron para que su mesías asesinara dolosamente a 3 mil 500 niños con cáncer (en sólo 2 años) al retirarle medicamentos oncológicos pediátricos, suspender las quimios en curso y retirarles tratamientos especializados, bajo el pendejo argumento que era muy caro destinar presupuesto para ello, cuando implementaste tu austeridad republicana (sólo para la población) pues tu administración –toda- sigue dilapidando presupuestos, sin dar resultados positivos a la ciudadanía.

Y ahora viene tu revanchismo. Andrés, no sabes jugar (gobernar), eres un pésimo perdedor.

Lo anterior quedó demostrado el domingo 13 de noviembre cuando a nivel nacional más de 1 millón 600 mil mexicanos (convencidos, no acarreados) tomamos las calles pacíficamente para protestar contra tu intento de modificar la Ley Electoral que incluye la desaparición del INE y de su Tribunal, para tú, imponer consejeros electorales “a modo”, de tu calaña, afines a tus negras intenciones de dictador; adecuando las siglas del Instituto por las del INEC (Instituto Nacional Electoral y de Consultas –estupidez), con miras a la elección presidencial de 2024, en la que pretendes reelegirte o imponer a cualquiera de tus corruptas “corcholatas”: Ebrard, Sheinbaum, Adán o Monreal, para tú seguir “gobernando tras el trono”

Ese día gente de todos los estratos sociales, incluidos Clasemedieros, aspiracionistas, traidores (como los llamas), mezclados con indígenas, fifís, discapacitados, de la tercera edad, amas de casa, niños, mascotas (animalitos), de la comunidad lésbico/gay, artistas, políticos, legisladores, periodistas, embarazadas, etc. marchamos unidos arengando la suspensión de tu golpe traidor a la democracia y en defensa del árbitro electoral que durante 4 décadas nos ha dado gobernabilidad, derecho a elegir nuestros gobernantes, imponiendo paz social (pese a agresiones de la delincuencia organizada, que tú, Andrés, enviaste a comicios en Michoacán, CDMX, Guerrero, Sonora y más), compromiso y derecho a votar.

Eso, indecente, te enfadó, abrió una herida –que aún supura- en tu ser y en lo poco que te queda de neuronas. Fue tan imprudente, irracional, torpe tu reacción, ira, frustración que de inmediato en el Monologo de tu Soberbia, descargaste tu hiel contra quienes participamos en la marcha por la Defensa del INE, escupiste: quienes marcharon son clasistas, racistas. Sólo fue un striptease político público del conservadurismo en México. Esa marcha fue una excusa, una bandera, pero en el fondo la hicieron a favor de los privilegios que tenían antes del gobierno que represento; lo hicieron a favor de la corrupción (como tu parentela, sucio), el racismo, el clasismo, la discriminación

Woow, cuantas contradicciones en una sola idea. Bruto.

Actuando como descerebrado y ante su frustración de haberle ganado las calles del país, el Loco de Palacio, nos retó a “llenar el Zócalo” … Oye, desneurado, esto no se trata de competencias, como en el Mundial de Futbol de Qatar, no se trata de ver cuanta gente llena la Plaza Mayor, no te equivoques, hombrecito inútil.

¿De eso se trata tu convocatoria a la marcha del ardor el 27 de noviembre? Híjole. Siquiera pensaste –perdón, tú no piensa, sólo reaccionas- que como Jefe del Ejecutivo no necesitas encabezar una movilización, si tienes el poder ¿para qué marchar?… Aah, entiendo lopitos, es por revancha, venganza, ardor, coraje de que sin acarreos y con harta dignidad más de 1 millón 600 mil aspiracionistas tomamos las calles del país para protestar por tus tonterías.

Qué bajo has caído López. Sólo una pregunta ¿Cuánto nos costará a los mexicanos acarrear de todo el país a chairos, aduladores, “amenazados” para idolatrarte el 27 de noviembre?

*Colaborador de los Grupos Editoriales Digitales metropolihoy.com, pasaporteinformativo.mx, gustavorenteria.mx, latitudmegalopolis.com, portalhidalgo.mx

lrepperjaramillo@yahoo.com