En la nueva normalidad, los filósofos coadyuvan a pensar un mundo mejor

Los filósofos contemporáneos pueden ayudar en este regreso a las actividades presenciales, luego del pico de la pandemia por la COVID-19, al reorganizar conceptos relacionados con el orbe en el que vivimos y proponer políticas públicas o formas de actuar en beneficio de la sociedad, considera el especialista del Instituto de Investigaciones Filosóficas (IIFs) de la UNAM, Abraham Sapién Córdoba.

En ocasión del Día Mundial de la Filosofía, que se celebra el tercer jueves de noviembre, el experto en Filosofía de la Mente enfatiza:

“Por ejemplo, ¿cuál será la nueva norma de los cubrebocas? ¿Se siguen usando o no?, hay una cierta indeterminación de qué va a pasar, y debemos reflexionar sobre estos temas. Las herramientas y conceptos filosóficos actuales nos ayudan a dar claridad sobre la condición en que estamos, cómo entender la situación, planear, así como las mejores formas de organización para superar lo que estamos viviendo”.

El investigador, quien realizó una estancia posdoctoral en el IIFs, añade que las personas dedicadas a la filosofía, como en la antigua Grecia, pueden contribuir a pensar de manera colectiva cómo mejorar la organización social, lo que hay que hacer, a dónde se desea llegar, cómo queremos que se vea el futuro cercano y qué acciones hay que tomar para ello, ante las condiciones reales en las que nos encontramos.

Sapién Córdoba destaca que, actualmente, aun en la nueva normalidad la sociedad se encuentra en un estado peculiar, pues antes de la pandemia vivía en un constante aceleramiento de ideas y ritmo de vida, pero la COVID-19 dejó todo y a todos en una especie de suspensión en la que todavía existen indefiniciones sobre nuestro comportamiento y forma de actuar.

“El mundo se detuvo. Hubo una gran pausa, donde para unos hubo una suspensión total de las actividades y para otros, como en el sector salud, se presentó una aceleración del trabajo ante la emergencia de atender a las personas afectadas. Ahora, es necesario explorar qué queremos que pase, cómo actuar en la nueva normalidad, qué cambios debemos y queremos hacer, así como planear de manera inteligente cómo llegar ahí”, explica.

Originalmente, el Día de la Filosofía en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se celebraba a partir de 2002, el tercer jueves de noviembre, por lo que en 2004 el Reino de Marruecos propuso ampliar la celebración al mundo entero creando un Día Internacional de la Filosofía, idea que fue aceptada en 2005.

La directora general del citado organismo internacional, Audrey Azoulay, manifiesta en el sitio electrónico de este: “Parafraseando al gran filósofo Ibn Jaldún, sin la transmisión del pensamiento, el lenguaje es solo tierra infértil. En este sentido, la UNESCO trabaja a diario para que la filosofía, como lenguaje universal del pensamiento, permita comprender las diversas repercusiones de la crisis y vislumbrar un horizonte común para la humanidad”.

Para Sapién Córdoba, el horizonte común es lo más difícil, pero lo que sí se puede hacer es establecer categorías claras, pensar de manera elegante y colectiva sobre lo que está pasando, cómo queremos que suceda y cómo llegar del punto A al B, donde obviamente hay que pasar por múltiples etapas que requieren ser calculadas y sopesadas.

“Eso es lo que hace la filosofía. Es un sistema de pensamiento que trata de ser tan abarcador como sea posible y que no se quede solo en el campo de la ciencia, incorpora la ética, la historia, lo social y lo político. Por eso se trata de un esfuerzo colectivo, se puede pensar entre varios”, afirma.

Con motivo de la conmemoración, el próximo 17 de noviembre el Instituto de Investigaciones Filosóficas llevará a cabo una jornada de debate llamada “Tiempo de suspensión”, la cual se realizará en formato híbrido y contará con la participación de la especialista en Lenguaje Cecilia Beristain (Facultad de Estudios Superiores Acatlán); la experta en Historia, Miriam Hernández Reyna (IIFs); y la especialista en Filosofía Antigua, Jeannet Ugalde (FFyL), con la moderación de Abraham Sapién y la coordinación de Luis Fernando Mendoza, investigador posdoctoral de la FES Acatlán.

Durante la jornada los participantes debatirán sobre ¿qué situaciones actuales les parecen más inciertas y por qué? ¿Qué nuevas vulnerabilidades creen que amenazan el desarrollo de la vida pública y privada? ¿Cuál ha sido la función de la filosofía en tu vida cotidiana y reciente, y cómo creen que otros podrían sacar provecho de la reflexión filosófica en sus vidas?, abunda Sapién Córdoba.