Estudios de diagnóstico de cáncer y enfermedades del corazón para todo público, en la UNAM

Desde hace 20 años, la UNAM ofrece al público en general el servicio de diagnóstico por imagen molecular a quienes presentan patologías como cáncer, procesos infecciosos y problemas cardiacos. En la Unidad PET/CT de la Facultad de Medicina (FM) se realizan estudios menos costosos e invasivos, ya que gracias a la tecnología del equipo se llevan a cabo con menores dosis de radiofármacos y en poco tiempo.

De acuerdo con el responsable de la Unidad, Miguel Ángel Olarte Casas, las funciones principales de esta son: atención al público, enseñanza e investigación. Además, se efectúan protocolos con la información que se obtiene en este lugar, de tal manera que los especialistas indagan para mejorar el servicio, a través de nuevo conocimiento.

Se trata de un centro formador de alta especialidad, en el cual recibimos cada año médicos residentes, que son médicos nucleares o médicos radiólogos, para cursar una subespecialidad en imagen molecular. “Este lugar ha permitido que la UNAM sea punta de lanza en México y toda Latinoamérica, porque funge como centro de enseñanza para aprender este tipo de tecnología, métodos diagnósticos y poderlos reproducir en otros países”, externó.

Al trabajar en conjunto con la Unidad de Radiofarmacia-Ciclotrón, dijo, se obtienen radiofármacos de vida media que no requieren traslado mayor, y ser administrados de forma inmediata.

Explicó que una tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) es una técnica de diagnóstico médico con la que se captan imágenes funcionales, a partir de la distribución espacio-temporal de radiofármacos dirigidos a blancos moleculares específicos.

Este estudio consiste en aplicar radiofármacos, que son moléculas que se unen y van directamente a ciertos tejidos para que los especialistas puedan identificarlos y escanearlos a través del equipo con el que cuentan, a fin de observar dónde se depositan, y con ello saber la extensión de la enfermedad. Es un estudio no invasivo, lo que representa una significativa ventaja.

Esto, enfatizó el universitario, es importante para que los médicos oncólogos, radioterapeutas o radiocirujanos puedan estadificar a los pacientes y brindarles atención oportuna con algún tratamiento dirigido. Además de evaluar estos radiofármacos, también fusionan un estudio anatómico (tomografía computada), con el cual se logra mayor certeza en el diagnóstico, porque identifica dónde está la lesión que se quiere investigar, cuánto mide, si invade o no otros órganos.

“De tal manera que es un estudio híbrido con el que obtenemos un comportamiento metabólico de expresión de tejidos, y por el otro lado información anatómica que, juntos, permiten que sea un estudio con mayor información y que le pueda ser bastante útil a los pacientes”, resaltó.

Mencionó que en la Unidad Radiofarmacia-Ciclotrón se han producido más de 250 mil unidosis en 20 años, con los más altos estándares de calidad para su uso en estudios de imagen molecular basada en PET. Se distribuyen en la Ciudad de México y en otras entidades a 25 instituciones públicas y privadas.

Referencia en diagnóstico

La Unidad PET/CT es resultado del esfuerzo conjunto de universitarios como los médicos René Drucker Colín, Alejandro Cravioto Quintana y Juan Ramón de la Fuente. Se inauguró el 18 de enero de 2002, en la planta baja de la Torre de Investigación de la FM, para la detección nuclear de padecimientos; en 2016 se establecieron dos Unidades Mixtas de Servicio, Investigación y Docencia: Unidad Radiofarmacia-Ciclotrón y Unidad PET/CT.

“Estas unidades son referentes nacionales e internacionales en la materia, porque se trata de un diagnóstico altamente especializado que regularmente es costoso a nivel privado o, que incluso, ni siquiera se cuenta con esta tecnología. De un estudio que puede durar una hora, aquí se reduce hasta diez minutos porque contamos con instrumentos únicos y continuamos renovando el conocimiento”, apuntó Olarte Casas.

Sobre el vigésimo aniversario de la Unidad PET/CT, subrayó que el trabajo en colaboración ha permitido que sea un centro de referencia en diagnóstico a nivel nacional e internacional.

El experto enfatizó que continuarán con la innovación de protocolos de investigación, y nuevos radiofármacos que no pierdan de vista a los pacientes como seres humanos.

A través de la página de internet: http://www.pet.unam.mx; los teléfonos: 55 5623 2299, 55 5616 7369 y 55 5616 3666 (Marcar “0” y después extensión 101 o 102) se puede solicitar una cita. La Unidad PET/CT se ubica en la Facultad de Medicina, en Ciudad Universitaria, al sur de la Ciudad de México.

Cabe destacar que es necesario la indicación de un médico para que se administren los materiales radioactivos y de contraste.

La vida te cambia

Alejandro Trejo, quien es jubilado después de ejercer 30 años como ingeniero mecánico, es uno de los más de 61 mil pacientes evaluados para conocer cómo responden a sus tratamientos. Hace un año le diagnosticaron cáncer en el estómago, por lo que fue sometido a una operación mediante la cual le quitaron este órgano para después continuar con quimio y radioterapia.

“La palabra cáncer se escucha mucho hoy en día, pero cuando te dicen que tú tienes cáncer la vida te cambia completamente; el año pasado fue muy difícil, sentí mucho miedo por la enfermedad que tenía. Al no tener estómago mis intestinos comenzaron a hacer la función de este órgano y poco a poco he ido mejorando. En inicio no podía comer cosas condimentadas, pero ahora ya con un poco de ‘saborcito’ ya no hay límites en eso”, afirmó Alejandro, quien vive en Mérida, Yucatán.

Hace unos meses acudió al médico, quien le recomendó realizarse un estudio completo para dictaminar cuál es el avance de la operación. Junto con su esposa revisaron numerosas opciones y la que más les satisfizo en cuestión de tiempo fue la del PET/CT de la UNAM, por lo que viajaron a la Ciudad de México para recibir la atención.

Para el paciente fue una sorpresa ver el tipo de instalaciones con las que cuenta la Universidad para efectuar el examen, pues son funcionales, además de que el personal es cordial y está coordinado. Fue rápido y bien elaborado el estudio, consideró.

“Cuando a alguien le diagnostican enfermedades como es el cáncer, lo primero que debe hacer es buscar opciones para atenderse. Pero si es la UNAM, pues ¡qué mejor! Hay que aferrarse de donde uno pueda para poder sobrevivir; yo creo que la vida es muy padre. Yo tengo 68 años y no me canso de vivir”, expresó Trejo.