Biden y su partido contuvieron la ofensiva de los republicanos

La “ola roja” republicana en las recientes elecciones en Estados Unidos no llegó como se esperaba y ese hecho tendrá un costo importante para Donald Trump, ya que se posibilita que nuevos y jóvenes actores políticos tomen fuerza, al tiempo que los demócratas deberán decidir en ese sentido si Joe Biden será nuevamente candidato a la presidencia en la elección de 2024, señalaron José Luis Valdés Ugalde, Mariana Aparicio Ramírez y Juan Carlos Barrón Pastor, especialistas de la UNAM.

En la conferencia de prensa a distancia “Elecciones intermedias ¿qué sigue para Estados Unidos?”, el exdirector y experto del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), José Luis Valdés Ugalde, explicó que normalmente este proceso lo pierde el partido en el poder, en este caso el Demócrata. “Por lo general, son una forma de referéndum sobre el gobierno en funciones”.

Aunque siguen en curso -y en Georgia, donde la votación fue reñida y seguramente habrá una segunda vuelta-, el escenario más viable es que los republicanos ganen la Cámara de Representantes (equivalente a la de Diputados en México) y empaten en el Senado con los demócratas.

Biden y su partido, señaló el experto, pudieron contener la ofensiva del Republicano y de sus sectores más recalcitrantes. “Es un logro muy importante que evitó una amenaza mayor a la democracia estadounidense, como la que se pensó que iba a ocurrir, y en ese sentido los republicanos fracasaron y Trump no triunfó como creía”.

En el caso de que los demócratas tengan preminencia en la Cámara de Senadores u obtengan la mayoría relativa, los grandes temas que afectarían la relación con México serían: derechos humanos, asesinatos de periodistas, respeto a las instituciones, lucha contra la corrupción, migración y combate contra el cambio climático, entre otros, detalló Valdés Ugalde.

Mientras tanto, los republicanos tienen en sus prioridades: tráfico de drogas, en particular de fentanilo, al igual que de personas y migración indocumentada; crimen organizado; y política energética.

José Luis Valdés aclaró que aunque la relación con nuestra nación no fue tema central en las campañas, con el triunfo en la Cámara de Representantes los republicanos tendrían el control de las presidencias de comisiones importantes para México, como las de asuntos exteriores, agricultura y de asuntos judiciales.

Destacó que el voto latino sigue siendo mayoritariamente prodemócrata, y define la elección en distritos y hasta en gubernaturas. “Tiene presencia dentro del aparato de decisiones y dentro del proceso político estadounidense”, y su importancia será creciente ya que se trata de la primera minoría reconocida demográficamente, por encima de la afroamericana.

En su participación, la coordinadora académica del Observatorio de la Relación Binacional México-Estados Unidos, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Mariana Aparicio Ramírez, consideró:

Las elecciones intermedias de EUA modifican el control partidario de ambas cámaras. En esta ocasión se renuevan los 435 escaños de Representantes, y 34 de los 100 asientos del Senado. En el primer caso, los “análisis apuntan a que los republicanos tomarán el control de la casa con un margen mayoritario, pero limitado”. Mientras tanto, en los estados “hay sorpresas”.

Los posibles resultados apuntan a un panorama interesante para el gobierno de Biden, por ejemplo la pérdida de la mayoría demócrata en la Cámara baja que podría representar un freno a su agenda legislativa. Todavía se trata de un análisis en curso; “todo puede modificarse”.

La experta dijo que el mandatario estadounidense muestra preocupación por el aumento de la situación inflacionaria, la cual impacta los bolsillos de la clase media. La sociedad resiente los efectos negativos de la guerra comercial con China, porque la implementación de los aranceles provoca escalada de precios en los productos de importación con miras a un supuesto beneficio a los locales, que en la práctica no disminuyeron su valor, pero sí afectó a la población.

En cuanto a México, expuso la universitaria, se le identifica como aliado o socio comercial. Como parte del diálogo económico de América del Norte en este año, las cadenas de valor, los semiconductores, las pequeñas y medianas empresas fueron incluidos en una agenda de alto nivel. “La política comercial es determinante”.

A su vez, el secretario académico del CISAN, Juan Carlos Barrón Pastor, mencionó que aun cuando les otorgan ligera ventaja a los republicanos en la Cámara de Representantes, se observa un estado de decepción y de sorpresa. No hay euforia ni el arrastre que se pensaba de la “ola roja”, lo cual crea una perspectiva positiva para la actual administración.

El electorado se “corre” hacia el centro, y al ponerse sobre la mesa temas como el aborto o la legalización de la mariguana, se matiza. En este proceso, recalcó, paradójicamente las redes sociodigitales  representan un balance y son parte del alejamiento de los discursos radicales que se conocieron en 2020.

Trump puede estar molesto; no sólo debería preocuparlo la resiliencia del Partido Demócrata en esta jornada electoral, sino el fortalecimiento de actores políticos republicanos de Georgia o Texas y, sobre todo, de Ron DeSantis que, en Florida, se anotó una victoria importante y se constituye en una figura que le puede competir al lograr la reelección como gobernador, concluyó.