Tras la pandemia, las ciencias sociales deberán proponer un rumbo más claro y soluciones a los problemas del país: Graue

En los próximos años, las ciencias sociales, la interdisciplina y la multidisciplina deberán dar a México un rumbo más claro y ofrecer respuestas a las grandes necesidades del país y de la región, afirmó el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Por ello, al inaugurar el VIII Congreso Nacional de Ciencias Sociales. Las Ciencias Sociales en la pos-pandemia -coordinado por el Consejo Mexicano de Ciencias Sociales (COMECSO) y el Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de esta casa de estudios- el rector subrayó que se necesita que estas disciplinas intercambien opiniones y brinden propuestas de solución.

“Tenemos que ver hacia adelante y hacia un mundo mejor; entender lo que nos está pasando y proponer respuestas. Ese nuevo rumbo indudablemente debe estar marcado por la colaboración de todos”, dijo el rector, acompañado por el secretario Ejecutivo del COMECSO y miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM, Jorge Cadena Roa.

En el Auditorio Dr. Jorge Carpizo, de la Coordinación de Humanidades, Graue Wiechers expresó que los años de la pandemia han sido muy difíciles. Asimismo, expresó que en esta casa de estudios se hizo un esfuerzo épico para, desde las áreas de investigación, ayudar a atender la emergencia sanitaria; así como para mantener las actividades de docencia para 370 mil estudiantes.

En tanto, el secretario General de la Universidad Nacional, Leonardo Lomelí Vanegas, destacó que el Congreso ofrece una temática muy ilustrativa de los retos que enfrentan las Ciencias Sociales en la pospandemia y el diálogo necesario de muchos de esos temas con las ciencias y las humanidades. Por ejemplo, para abordar los efectos del cambio climático cuyas repercusiones eran evidentes antes de la emergencia sanitaria por COVID-19 y ahora demandan revalorar sus nexos con la salud, la innovación y la tecnología.

Estas disciplinas, remarcó, tienen una agenda particularmente compleja con temáticas de género; así como con la aparición de nuevos riesgos sociales como la violencia desatada en diversos países, -incluyendo el nuestro- y temas que requieren de un análisis inter y multidisciplinario como la insatisfacción con la democracia representativa, las nuevas formas de autoritarismo, de extremismo religioso, los nacionalismos y regionalismos que hoy plantean incluso, el riesgo de una conflagración nuclear.

En su oportunidad, el secretario Ejecutivo del COMECSO, Jorge Cadena Roa, aseguró que la pospandemia implica una nueva etapa histórica para el país y el mundo, pues la COVID-19 ha sido un flagelo que cobró vidas de millones de personas en el mundo y cientos de miles en México. Se estima que en el país fallecieron aproximadamente 40 veces más personas que quienes perecieron por los desastres de los sismos de 1985.

A las pérdidas humanas se agrega el mayor desajuste económico vivido en 100 años, así como retrocesos en materia de seguridad, derechos humanos, en el Estado de derecho, entre otros rubros.

Cadena Roa expuso que en el Congreso se abordarán 27 ejes temáticos en los que participarán más de 769 ponentes y habrá 42 mesas magistrales con 147 conferencistas. Así, este encuentro académico es muestra también de las capacidades científicas con que cuenta el país para comprender los procesos económicos, sociales, políticos, culturales, ambientales; para proponer formas de intervención basadas en evidencias y que permitan enfrentar los problemas en que estamos inmersos, así como prevenirlos.

“Refrendamos con este Congreso nuestra disposición a poner el conocimiento generado por las Ciencias Sociales al servicio del país”, manifestó.

Previamente, el director del IIEc y co-coordinador general del Congreso, Armando Sánchez Vargas, detalló que más de 900 académicas y académicos de México y diversas partes del mundo compartirán sus hallazgos, investigaciones y propuestas en el Congreso, que se realiza en formato híbrido y concluirá el 11 de noviembre.

“El tema: Las Ciencias Sociales en la pos-pandemia es muy relevante pues la crisis sanitaria y económica de los últimos dos años nos ha dejado como lección que hoy más que nunca es necesario fomentar una mayor interacción del sector académico con los diferentes actores sociales para generar conocimiento, difundir soluciones a los problemas que enfrentamos”, acotó.

En la inauguración participaron también: la coordinadora de Humanidades de la UNAM, Guadalupe Valencia García; el director del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, Mauricio Sánchez Menchero; y el miembro del Comité Directivo y exsecretario Ejecutivo del COMECSO, Óscar Contreras Montellano, así como directores y académicos de diversos institutos y centros de investigación de esta casa de estudios.