Invierte gobierno federal 11 mil 958 millones de pesos en IMSS-Bienestar: Jorge Alcocer Varela

El Plan de Salud IMSS-Bienestar ha invertido 11 mil 958 millones de pesos en beneficio de cerca de 20 millones de mexicanas y mexicanos que no cuentan con seguridad social, informó el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela.

Al comparecer ante la Comisión de Salud del Senado de la República, como parte de la Glosa del Cuarto Informe de Gobierno, Alcocer Varela señaló que, hasta esta fecha, mil 145 personas servidoras públicas han revisado 251 hospitales y tres mil 59 unidades de primer nivel en Nayarit, Tlaxcala, Colima, Sonora, Baja California Sur, Sinaloa, Campeche, Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Morelos para la federalización de servicios a través de IMSS-Bienestar.

El secretario Alcocer Varela puntualizó que el nuevo sistema de salud consolida la prevención, atención y rehabilitación de las enfermedades, además de la prestación de los servicios médicos con base en la atención primaria.

Precisó que la transformación de los servicios hacia IMSS-Bienestar se basa en la mejora de infraestructura, modernización, rehabilitación y equipamiento de todas las unidades y establecimientos de salud; contratación de personal calificado y basificación laboral; abasto de medicamentos y material de curación, entre otros insumos.

El proceso de federalización, detalló, beneficia a la población en condición de vulnerabilidad, en zonas de alta y muy alta marginación, con jornadas de vacunación universal y médicas quirúrgicas para ofrecer servicios gratuitos de alta especialidad a siete mil 214 personas, a quienes se realizaron seis mil 368 procedimientos.

Alcocer Varela indicó que durante la actual administración se han puesto en marcha 180 centros de salud y hospitales que anteriores administraciones dejaron abandonados; están pendientes otras 127 obras para concluir antes de 2024. Adicionalmente, desde 2019 se han realizado trabajos de conservación y mantenimiento en más de cuatro mil 234 centros de salud y 160 hospitales.

Ante senadoras y senadores, el titular del ramo también se refirió al reto mayúsculo que representó para el sector Salud la pandemia por el SARS-CoV-2. Recordó que se ha contado siempre con recursos suficientes para cada una de las acciones de atención a la pandemia; sobre todo, adquisición de vacunas, con el objetivo de salvaguardar la vida de las personas.

En la actualidad, la vacunación contra COVID-19 tiene cobertura de 83 por ciento de la población mayor de cinco años, lo que ha contribuido a disminuir la incidencia, ocupación hospitalaria y letalidad. En esta tarea reconoció la suma de esfuerzos del sector Salud, Fuerzas Armadas, Guardia Nacional, secretarías de Bienestar y de Relaciones Exteriores.

Asimismo, detalló, se han implementado acciones para asegurar la continuidad de la atención en la nueva normalidad y la implementación de estrategias para reforzar el sistema de vigilancia epidemiológica.

Sobre las enfermedades crónicas, el secretario Alcocer Varela precisó que este año reinició el Registro Nacional de Cáncer, con la participación de la Secretaría de Salud, Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) e Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), para conocer la situación de esta enfermedad en todo el país.

Dio a conocer que el registro es un bien público permanente para la nación y un instrumento de vigilancia epidemiológica que orienta las estrategias, la administración de los recursos institucionales y los programas nacionales de control de cáncer. Esto contribuye a combatir desigualdades en la atención.

Asimismo, el programa Código Infarto funciona en 856 unidades de primer nivel, 35 hospitales y ocho unidades de hemodinamia para la resolución final del evento; así como en 107 hospitales de IMSS-Bienestar y 573 de IMSS ordinario.

Reafirmó que la política de salud de este gobierno está orientada a que todas las personas accedan a atención digna, con calidez y humanista, con enfoque de género, derechos humanos, equidad y justicia, sobre todo para los grupos más vulnerables.

En su intervención, el director general del Insabi, Juan Antonio Ferrer Aguilar, hizo un recuento de las acciones realizadas para atender la pandemia de COVID-19, como la reconversión de 978 hospitales a nivel nacional. Con el apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se concluyeron y equiparon 38 hospitales.

Ferrer Aguilar detalló que, con el trabajo conjunto de las instituciones del sector, inició la integración del Sistema Público de Salud en México para la universalización de los servicios, que sentó las bases del Plan de Salud para el Bienestar.

Explicó que en la actualidad muchas entidades federativas no cuentan con recursos para la salud; con el nuevo plan, «lo que estamos haciendo es que el Ejecutivo federal se responsabilice totalmente de la atención médica de calidad». El estado que por voluntad se cambie al plan de Salud para el Bienestar tendrá el apoyo de la federación en el total de los recursos.”

Sobre el sistema de compras de medicamentos, Ferrer Aguilar informó que el Insabi no inventa la demanda, cada estado solicita sus requerimientos, a través de una plataforma digital de Ambiente para la Administración y Manejo de Atenciones en Salud (Aamates), y agregó:

«Hay gente que señala que antes había un gran sistema, que me lo enseñen, ¿dónde está? Eso es falso, nunca hubo para la compra de medicamentos, nunca hubo una plataforma digital. Se creó en este gobierno. Se creó con apoyo de la Secretaría de Hacienda, de la Secretaría de la Función Pública, esa plataforma que usan todas las instituciones.”

En el cierre de la comparecencia, el secretario Alcocer Varela se comprometió a seguir trabajando por impulsar políticas de salud en temas medioambientales, de salud sexual y reproductiva con enfoque de género y de promoción de la igualdad, sin estigma ni discriminación o violencia, promoviendo la cultura de salud, “considerando siempre la perspectiva bioética y centrando los esfuerzos en las personas y sus familias”.