La UNAM contribuye a la atención de temas prioritarios en la frontera norte de México

En la UNAM se desarrolla el Proyecto Tijuana como respuesta de esta casa de estudios al tema de la migración, el cual tiene el objetivo de ser un paradigma de asistencia a esa población en México y sentar un precedente de cómo se puede apoyar a quienes provienen del Caribe, Centro y Sudamérica, además de migrantes nacionales, que cruzan por nuestro territorio en busca de mejores condiciones de vida.

El plan está encabezado por especialistas del Seminario de Titulación Estudio RX, con sede en la Facultad de Arquitectura (FA), y participan también del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED) y del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ). “Esperamos que se sumen otras instancias universitarias”, señalaron las profesoras titulares del Seminario, Loreta Castro Reguera Mancera y Gabriela Carrillo Valadez.

En Tijuana, ciudad fronteriza, la fuerza de la Universidad, mediante el pensamiento y la investigación, puede ayudar a mitigar algunos de los graves efectos, o por lo menos asentar un ejemplo de cómo se puede abordar un tema tan complejo como la migración, afirmó Castro Reguera.

Carrillo Valadez recordó que propusieron a la dirección de la FA desarrollar un seminario que estuviera relacionado con el tópico de las vulnerabilidades, y que vinculara a la academia con la práctica. En él se ahonda y se profundiza en cada rubro.

Loreta Castro detalló que Estudio RX inició en 2017 como resultado del sismo del 19 de septiembre, “y de darnos cuenta que había una respuesta muy pobre por parte de nuestra profesión, la arquitectura, para atender emergencias que pueden ser geológicas, sociales, etcétera”.

Por lo anterior, cada tres años se trabaja con un tema distinto. De 2017 a 2021 se abordó sismos y agrietamientos en la Ciudad de México. El resultado fue la construcción de un edificio, de manera coordinada con la alcaldía Iztapalapa y su Centro de Evaluación de Riesgos Geológicos, para albergar al Observatorio Interactivo de Hundimiento y Fracturamiento de esa demarcación, donde se contó con la dirección del Centro de Geociencias, también de la UNAM.

Interdisciplinario

De 2021 a 2024 los estudios se enfocan en la migración. Después de un año de investigación local en Tapachula, Chiapas –sitio de llegada de la población proveniente de otras partes del continente y donde más se registra ese fenómeno–, ahora se incidirá en el último lugar antes de cruzar la frontera: Tijuana.

Carrillo Valadez explicó que forman parte de Estudio RX alumnos de noveno y décimo semestre de la FA. “Al día de hoy tenemos cuatro generaciones que han salido del Seminario; de las tres primeras, que abordaron el tema de grietas, tenemos alrededor de 80 por ciento de graduados”. Es decir, aproximadamente 35 titulados, quienes trabajaron durante un año por seis horas al día; de ese modo la investigación crece con lo que se hizo el año anterior hasta concretarse en un elemento arquitectónico.

Al equipo de 15 estudiantes elegidos para formar parte de cada generación, se suman asesores y académicos con perfiles complementarios, como Gonzalo Mendoza, William Brinkman, Gustavo Iturbe y Martín Gutiérrez. Se busca, detalló, establecer un espacio de discusión de ideas que permita abordar temas tan complejos como este. “Una premisa importante de nuestro Seminario es trabajar de manera interdisciplinaria”.

“Al llegar a Tijuana encontramos un nuevo vínculo a través de Mario Luis Fuentes, coordinador del Seminario de Altos Estudios del Desarrollo del PUED y miembro del Patronato Universitario, y de la Estación Noroeste de Investigación y Docencia ‘Héctor Felipe Fix Fierro’, del IIJ, que ya tienen un conocimiento e investigación importantes en torno a esta problemática”, refirió.

Recientemente, relató Loreta Castro, los integrantes de Estudio RX, alumnos y seis profesores, “tuvimos la oportunidad de visitar varios lugares en Tijuana donde migrantes haitianos y venezolanos, por ejemplo, esperan cruzar la frontera; se trata de una ciudad muy diversa, con una topografía específica y muy compleja, de cañadas, subidas y bajadas, etcétera. Del análisis del territorio se avanzará al estudio del diseño urbano para después centrarse en la arquitectura, siempre con la misión de desarrollar un elemento construido”.

La visita, abundó Gabriela Carrillo, fue de observación e investigación sobre el territorio y para entender y escuchar a los actores con los que pudimos reunirnos en distintos espacios, como albergues y organizaciones no gubernamentales.

También se revisaron posibles lugares de intervención que cumplen con las características para llevar a cabo un programa que incluirá la parte de mejoramiento urbano.

Será clave el sitio que se elija, con base en la lectura profunda del lugar: quiénes lo habitan, qué hacen, cómo es la topografía; si hay vegetación, corrientes de agua o viento; cómo es la movilidad, el funcionamiento del transporte público, entre otros elementos, enumeró Castro Reguera. “No sabemos si se construirá un albergue, o un espacio para el trabajo o la educación; eso se determinará en los próximos meses” y, por supuesto, se buscará contar con el apoyo de las autoridades locales.

Las arquitectas y el equipo del Seminario constataron la existencia de albergues con hasta mil 500 personas viviendo en espacios reducidos, en condiciones de hacinamiento e insalubridad.

Ante su presencia, ciudades como Tapachula y Tijuana se transforman: los ríos, por ejemplo, se convierten en servicios sanitarios. La arquitectura y las urbes son sedentarias, y la migración nómada; queremos llevar a nuestros alumnos a este tipo de reflexiones y qué significa hacer arquitectura en el siglo XXI, recalcó Gabriela Carrillo.

En estas poblaciones, abundó Loreta Castro, lo que más angustia es la espera de un documento, o cruzar la frontera; debemos hablar de qué hacer en esa espera, y cuáles son los espacios que suscita. Es un problema multidisciplinario que debe resolverse a partir de esta perspectiva.

Añadió que los sitios que investigan son lugares en los que el municipio de Tijuana solicitó intervención, donde se necesita implementar acciones por temas como violencia, inestabilidad del suelo o migración. De esta manera será posible determinar cuáles serán los más propicios para presentar las propuestas de la Universidad de la nación.