El gobierno de Morena quiere árbitro electoral a modo, sin reglas, ni equilibrios: Marko Cortés

Para Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, el gobierno de Morena es un peligro para México, porque amenazando y doblando al partido endeble de la oposición, también amenaza la autonomía de las instituciones democráticas y la libertad de los mexicanos para decidir, representando el retroceso más grave en la historia de nuestro país.

Coaccionando nuevamente al partido endeble de la oposición, es como el gobierno quiere imponer un árbitro electoral “a modo” para alinear a consejeros y magistrados a su voluntad, tal como lo hizo en la fallida estrategia de la militarización, de tal manera que le permitan ir a los procesos electorales sin equilibrios, ni reglas.

“El partido endeble de la oposición nuevamente estará a prueba, pero hagan lo que ellos hagan, México seguirá contando con la congruencia y firmeza de Acción Nacional, nosotros sin titubeos actuaremos en defensa de la democracia, porque es nuestra convicción y además es el mandato que recibimos del electorado en el 2021”, advirtió Cortés Mendoza, quien garantizó que los legisladores panistas darán una gran batalla para no dejar pasar una reforma electoral que atente contra el Instituto Nacional Electoral, Organismos Públicos Locales, el Tribunal Federal y locales.

“El presidente quiere destruir nuestra democracia, quiere acabar con la transparencia, con la rendición de cuentas, está en contra de organismos autónomos, de la libre expresión y decisión, de los órganos que realizan auditorías, que cuestionan y tiene aversión por toda institución crítica que lo obligue a rendir cuentas y transparentar la información pública o que ponga en tela de juicio los supuestos logros que pregona diariamente”, afirmó.

El líder nacional panista aseguró que a Obrador no le gustan los contrapesos porque él quiere ser el poder absoluto y, por ello, presionando al partido endeble de la oposición intentará aprobar nuevas reglas que lo favorezcan a él y a su partido en los próximos comicios presidenciales.

“El presidente quiere un árbitro débil para controlarlo, lo quiere a modo, lo quiere de su lado, como a los miembros de su Gabinete, gobernadores y militantes de Morena, que son incapaces de cuestionar sus decisiones totalitarias y arbitrarias”, señaló

Como ejemplo, mencionó el vergonzoso papel que está jugando el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, quien en lugar de atender al desarrollo político del país y mediar en las relaciones del Poder Ejecutivo Federal con los otros Poderes de la Unión y los demás niveles de gobierno para fomentar armonía y paz social, “se ha convertido en personero, operador, cabildero y golpeador político del presidente, confrontándose con gobernadores, legisladores, con los partidos realmente opositores y con todo aquel que esté en contra de la fallida estrategia de la militarización de la seguridad pública”.

Más casos de opacidad son, lamentó Marko Cortés, la actitud desesperada del Gobierno para impedir que comparezcan ante el Congreso sus servidores públicos, entre ellos, el secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval, el de la Marina, José Rafael Ojeda Durán, el titular de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio y el propio Secretario de Gobernación, nuevamente obstaculizando la rendición de cuentas.

El jefe nacional del blanquiazul, destacó que después de ser incumplida por el PRI la moratoria constitucional, Acción Nacional insistirá en sus propuestas de reforma electorales, que sí marcarían la diferencia, toda vez que defienden a México y sus instituciones y blinda al sistema electoral de cualquier regresión democrática.

Nuestra propuesta consiste en insistir en la incorporación al texto Constitucional de tres figuras novedosas en materia electoral y dos adecuaciones sobre reglamentaciones ya existentes que requieren de modificaciones ante las nuevas realidades políticas.

Se propone incorporar la Segunda Vuelta en materia electoral para la elección del Presidente de la República, la nulidad de la elección ante la participación del crimen organizado y disminuir la sobre representación en la Cámara de Diputados, así como, regular la comunicación social del gobierno, entre otras medidas.