UNAM trabaja en planes y programas de estudio para prevenir y erradicar la violencia de género

El 60 por ciento de 220 planes de estudio de licenciatura de la UNAM cuenta, al menos, con una asignatura relacionada con la temática de género; la Escuela Nacional Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) pilotea la asignatura “Igualdad de Género” y la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) está por implementar el programa piloto de la materia “Género y prevención de las violencias”.

Esto es una muestra de que la Universidad Nacional educa para la igualdad, afirmó la coordinadora para la Igualdad de Género de la UNAM (CIGU), Tamara Martínez Ruíz, al participar en el Segundo Coloquio Día Mundial del Docente. Inclusión y equidad de género, en el marco de los programas de estudio de la UNAM, inaugurado por el secretario General de esta casa de estudios, Leonardo Lomelí Vanegas.

 Este conjunto de asignaturas, prosiguió Martínez Ruíz, también forma parte de una acción política institucional basada en los principios de igualdad, justicia, libertad y dignidad, que están en la base de los derechos humanos.

“La mayoría fueron aprobadas después del 2020, como una respuesta institucional a la demanda de la comunidad universitaria de prevenir y erradicar la violencia de género. En general, su objetivo principal es prevenir la violencia por razones de género y promover relaciones igualitarias, incluyentes, libres de violencia. Suelen impartirse en los primeros semestres y se han instituido como requisitos de permanencia o titulación”, agregó.

Previamente, Lomelí Vanegas celebró que se institucionalice en la UNAM el Coloquio Día Mundial del Docente y que esta ocasión se dedique al análisis de la equidad de género en los programas de estudio, con énfasis en la educación media superior, pues es un tema de la mayor relevancia y al que se le han dedicado esfuerzos institucionales

También señaló que esta actividad académica -efectuada en ocasión del Día Mundial del Maestro- es importante, pues abre un espacio para que los países que integran la Organización de las Naciones Unidas reflexionen sobre el valor de la docencia y su papel en la transformación y la construcción de sociedades más justas e incluyentes.

Motivar el pensamiento crítico

Incorporar la perspectiva de género en la educación formal fomenta el conocimiento y la reflexión sobre las desigualdades que existen en la construcción del conocimiento en las distintas áreas y disciplinas, y evita continuar reproduciendo brechas, sesgos, de ciertos sectores de nuestras comunidades, subrayó Tamara Martínez al dictar la conferencia magistral “Educación para la igualdad en la UNAM”.

Además, permite profundizar en la comprensión de las necesidades, los comportamientos y las actitudes de toda la población estudiantil, visibilizar a las mujeres, a las diversidades y disidencias sexo-genéricas como sujetas activas en la producción de los conocimientos de las distintas disciplinas.

“También motiva el pensamiento crítico del alumnado, permite analizar la realidad desde una mirada multidimensional, por lo tanto, reconocer situaciones de discriminación por razones de género que muchas veces están normalizadas, a fin de eliminarlas”, añadió.

La funcionaria universitaria explicó que, en el caso de los planes de estudio de licenciatura de la UNAM, sólo 32 por ciento cuenta con asignaturas obligatorias de género, por lo que es importante impulsarlas más, pues se ha observado que las materias de carácter optativo son cursadas por quienes tienen cierta sensibilización a estos temas.

Otro reto es difundir entre el personal académico y los estudiantes que el género es un elemento analítico que atraviesa a todas las disciplinas e involucra a la comunidad, pues al analizar la distribución de las asignaturas por área de conocimiento se detectó que la mayoría se concentran en las de Ciencias Sociales, las Humanidades y las Artes.

Ante la coordinadora del Consejo Académico del Bachillerato, Alma Angélica Martínez Pérez, así como directores de los planteles de la educación media superior de la UNAM, Tamara Martínez recordó que adicionalmente existen dos planes de estudio especializados: el Posgrado en Estudios de Género y la Especialización El Género en la Economía.

La CIGU, remarcó, no es la única instancia universitaria que trabaja en la inclusión de estos temas en los planes y programas de estudio. Está, por ejemplo, el Centro de Investigaciones y Estudios de Género y la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia, con la cual se trabaja en una guía de apoyo para asesorar a las entidades, consejos técnicos y consejos académicos en estos procesos.

Los avances hasta ahora, acotó, se deben a la labor comprometida de los universitarios con la igualdad y una vida libre de violencia; por formar a juventudes que llegarán a sus estudios de licenciatura sensibilizadas y con una perspectiva de género permeada en su vida cotidiana.