Reforma electoral debe proteger la ciudadanización en la recepción y conteo de votos

La reforma electoral tiene la gran oportunidad de consolidar y fortalecer las instituciones autónomas e independientes con las cuales cuenta México a nivel nacional y en las entidades federativas, además de proteger un aspecto singular que distingue al sistema electoral: la ciudadanización de los procesos de recepción y conteo de los votos, sostuvo el Director Ejecutivo de Capacitación Electoral y Educación Cívica del Instituto Nacional Electoral (INE), Roberto Heycher Cardiel Soto.

Al participar en la inauguración del Seminario Reforma Política-Electoral “Riesgos y Oportunidades”, realizado en el marco de la Cátedra Francisco I. Madero, Cardiel Soto planteó que el reto de cualquier reforma electoral en un régimen democrático como el mexicano, no es sólo pensar en los procedimientos electorales, sino también contribuir al incremento de la calidad democrática.

“La pregunta que considero que finalmente debe de responder toda tentativa de reforma electoral es sobre si es viable la organización de las elecciones bajo el control ciudadano que incremente los actuales estándares de independencia, certeza, legalidad, imparcialidad, máxima publicidad, objetividad y paridad”.

Sin embargo, “todos estos componentes deben estar presentes en cualquier tipo de modificación normativa, porque eso nos va a garantizar la sostenibilidad de la democracia electoral como la conocemos”, afirmó.

El Director Ejecutivo de Capacitación Electoral y Educación Cívica enumeró riesgos ante una eventual reforma electoral, como asumir que la democracia electoral es sinónimo de calidad de la democracia, con un déficit en el empoderamiento de la ciudadanía y escatimar el costo de la democracia.

En México, añadió, “se concentran en un organismo diversas atribuciones, esa concentración permite transparentar cuánto se asigna presupuestalmente a la institución y cuánto gastamos las y los mexicanos en elecciones que llega a ser una inversión también, no sólo en el derecho a votar y ser votados, sino en el derecho a tener estabilidad y certeza sobre el proceso de distribución del poder político”.

De 1977 a 2014, reformas han dado lugar a transiciones sin violencia

En su intervención, el Director de Educación Cívica y Participación Ciudadana del INE, Francisco Morales Camarena, resaltó que de 1977 a 2014 las reformas político-electorales han permitido a México tener una transición sin violencia por la vía institucional y transitar de un régimen autoritario a un sistema democrático que se ha consolidado poco a poco.

“Hoy podemos decir que la institución electoral ha cumplido su labor, que genera confianza en las elecciones entre la ciudadanía y los actores del proceso político-electoral”, destacó Morales.

De este modo, ante una eventual reforma en la materia, subrayó que el INE, como lo fue su antecesor el Instituto Federal Electoral, apoya iniciativas como la Cátedra Francisco I. Madero, abiertas siempre a la crítica propositiva, al consenso y a la discusión para contribuir al debate informado.

En la inauguración del seminario también participaron Patricia Martínez Torreblanca, Secretaria General de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; Miguel Armando López Leyva, del Instituto de Investigaciones Sociales; Fernando Castañeda Sabido, Presidente del Comité Académico de la Cátedra Madero; y Fernando Ayala Blanco, Coordinador del Centro de Estudios Políticos.

Como parte de las actividades de la Cátedra Francisco I. Madero se llevarán a cabo cuatro mesas de trabajo del 6 al 20 de octubre, con los temas: “Discusión General de las Propuestas de las Reformas Político-electoral”; “Representación Política”; “Financiamiento y Fiscalización Electoral” y “Organismos Electorales”, que serán transmitidas a través de las redes sociales de las instituciones convocantes.