Lograr superar el hostigamiento a la democracia en el mundo, fundamental para su supervivencia

En el marco de la inauguración del programa de Observación Internacional de las elecciones generales de Brasil 2022, el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, afirmó que para garantizar la supervivencia de la democracia es fundamental superar el hostigamiento que ésta vive hoy en buena parte del mundo.

El Consejero Presidente del INE aseguró que resulta fundamental que los órganos electorales consoliden la alianza con la sociedad, es decir, su función de arbitrar la política, garantizar las reglas del juego democrático y construir las condiciones para que el voto libre de  las y los ciudadanos sea el único método aceptado en la sociedad para la renovación de los poderes públicos.

En esa función, consideró desde Brasil, resulta fundamental el acompañamiento de las misiones de observación provenientes desde diversos países, pues ésta busca blindar la integridad de los procesos electorales.

“La defensa de la democracia no es un asunto nacional, es un asunto global. Eso explica la presencia de un número inédito de observadores en Brasil el día de hoy. Eso explicó la solidaridad y la presencia de un número altísimo de observadores el año pasado en México cuando la autoridad electoral de ese país enfrentó un hostigamiento desde el poder que alertó a la comunidad internacional”, dejó en claro Córdova Vianello.

Observación electoral ayuda a incrementar la confianza pública en los procesos

En la sesión de apertura del programa de observación electoral de los comicios brasileños, el Presidente del INE –en calidad de líder de la misión de observación electoral de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (UNIORE)- comentó que la observación electoral tiene una función técnica, pero también, implícitamente, una función política: ayudar a cimentar la confianza pública en las elecciones y en los responsables de organizarlas, conducirlas y calificarlas.

“Para eso estamos aquí, para contribuir desde nuestra trinchera a que, una vez más, la democracia brasileña se recree debidamente a través de las elecciones como ha venido ocurriendo durante el largo periodo de estabilidad política, paz pública y gobernabilidad democrática que durante décadas ha caracterizado a esta nación hermana, frente a los desafíos que hoy enfrenta”, añadió Córdova.

Ante las y los integrantes de la misión de la UNIORE, que él encabeza, y de observadores provenientes de diversos países, el Presidente del INE enfatizó la responsabilidad de los organismos electorales de promover la defensa de los valores, comportamientos e instituciones que permitan que la democracia y las elecciones perduren y se perfeccionen “como mecanismo esencial para solventar los problemas que nos afectan y construir un mejor futuro colectivo”.

La democracia, insistió, sólo perdura si se practican los principios esenciales que le dan soporte, cuando se respetan y aceptan los resultados de las elecciones, de todos los resultados y no sólo aquellos en los que se obtiene el triunfo.

“La democracia se preserva cuando las elecciones y la integridad electoral se comprenden como el único recurso posible para la lucha pacífica por el poder político. Por el contrario, la democracia se pierde cuando se ve en las elecciones no una oportunidad para la confrontación abierta de las diferencias, de ideas y programas, sino como un simple medio para la conquista de cargos y posiciones, a toda costa”, argumentó Córdova Vianello.

Ésta sólo puede crecer, recalcó, cuando la política, con todas sus pasiones e intensidad, se entiende como medio para fraguar consensos, a partir de la persuasión entre personas libres.

“La democracia es posible cuando las instituciones que se encargan de organizar los procesos electorales ejercen sus funciones de forma autónoma del poder político”, añadió.

En el evento estuvieron presentes la Ministra Presidenta del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Rosa Weber; el Ministro Presidente del Tribunal Superior Electoral de Brasil, Alexandre de Moraes; el Presidente del Senado Federal, Rodrigo Pacheco y el Presidente del Colegio de Abogados brasileño, Beto Simonetti, entre otras autoridades de Brasil.