Mario Delgado prolonga su dirigencia hasta 2024, y eligen a Durazo como presidente del Congreso Nacional

Con mil 807 votos a favor, 520 en contra y 38 abstenciones, el Congreso Nacional aprobó los nuevos documentos básicos de Morena, en los que, en un artículo transitorio, se establece que Mario Delgado, presidente, y Citlalli Hernández, extenderá la vigencia de sus funciones hasta octubre de 2024, “a fin de garantizar que el partido continúe de manera ininterrumpida las tareas de organización durante los procesos electorales de 2023 y 2024”.

A través de sus redes sociales, Mario Delgado aseguró que tienen el compromiso firme de seguir trabajando en unidad y fortaleciendo la institucionalidad del partido, para seguir haciendo historia.

El dirigente nacional de Morena también informó que, por unanimidad, eligieron a Alfonso Durazo, actual gobernador de Sonora, como presidente del Congreso Nacional.

En la discusión sobre la aprobación del Programa de Lucha, la Declaración de Principio y los Estatutos, cuya elaboración estuvieron a cargo del articulista Pedro Miguel y el monero Rafael Barajas “El Fisgón”, se informó que es facultad del presidente del partido proponer a los titulares de Finanzas y de Organización.

John Ackerman subió a sus redes sociales, videos donde abuchean y gritan “fuera, fuera” y
“el pueblo pone, el pueblo quita”, al monero, cuando trataba de explicar el procedimiento para la elección de los titulares de esas dos importantes carteras.

«Proponer no es imponer, ¡Carajo! Para qué tanto pinche brinco estando el piso tan parejo. Es una discusión estéril. Es un instrumento de gobernabilidad. El presidente (del partido) hará la propuesta y otros harán otras propuesta. «¿No entienden la pinche diferencia?», dijo desesperado el caricaturista.

Salvo ese incidente, la jornada transcurrió sin mayores incidentes.

Por la mañana, en la inauguración de los trabajos, estuvieron presentes dos de las corcholatas del presidente Andrés Manuel López Obrador: Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López, a quienes sus seguidores les gritaron “presidenta” y “presidente”, respectivamente.