Avalan comisiones de Justicia y de Estudios Legislativos, Segunda, dictamen sobre Guardia Nacional

Las comisiones unidas de Justicia y de Estudios Legislativos, Segunda, que presiden la senadora Olga Sánchez Cordero y el senador Rafael Espino de la Peña, aprobaron en lo general, el dictamen a la minuta en materia de Guardia Nacional.

Las y los senadores acordaron discutir los artículos reservados ante el Pleno del Senado de la República.

La Comisión de Justicia aprobó la propuesta con 9 votos a favor y 8 en contra; en tanto, la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, lo avaló con 9 votos a favor y 9 en contra.

El documento propone reformar diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; Ley de la Guardia Nacional; Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos; y la Ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.

La senadora Olga Sánchez Cordero expuso que con estas modificaciones se prevé una coordinación entre las diversas instituciones de seguridad, para fortalecer un nuevo paradigma, ya que se consigna la tutoría de la Secretaría de la Defensa en el crecimiento sano, de la que debe ser la principal institución de seguridad pública en México, que es la Guardia Nacional.

Explicó que se hace posible la coordinación operativa y funcional, entre todas las instituciones de seguridad, a fin de eficientar los recursos en beneficio del país.

De igual forma, apuntó, permite superar los obstáculos administrativos que tienen origen en las particularidades mismas de la Guardia Nacional; y habilita la intervención de la Guardia Nacional, en auxilio de la Fuerza Armada Permanente para el cumplimiento de sus misiones.

Dijo que también dota a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, de las atribuciones necesarias para recibir las solicitudes de indulto y amnistía formuladas en el ámbito de la competencia del Ejecutivo federal.

La senadora subrayó que el proyecto propone una fórmula equilibrada para la participación coordinada de la Sedena y la Guardia Nacional, pues establece reglas claras, en el funcionamiento de ambos cuerpos de seguridad, con una estricta y clara separación y delimitación de las dependencias involucradas, para garantizar la protección de la Guardia Nacional frente a intereses ajenos a su misión constitucional.

Agregó que se establece una coordinación precisa entre las distintas instituciones de seguridad, lo que fortalecerá la consolidación institucional de la Guardia Nacional como un cuerpo permanente, profesional y disciplinado, que fortalecerá la certeza y confianza a las y los mexicanos.

El presidente de la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, Rafael Espino de la Peña, dijo que la participación de las Fuerzas Armadas en las tareas de seguridad pública no representa una violación a los derechos humanos. Además, lamentó la falta de construcción de consensos debido a la extrema politización de la materia.

Ahora más que nunca debemos apoyar la cruzada contra la inseguridad del titular del Ejecutivo federal, ya que los resultados de las administraciones anteriores no han sido los esperados, subrayó el senador de Morena. Asimismo, confió en que, con método, disciplina y rendición de cuentas, la Guardia Nacional dará los frutos que se esperan.

Por el Grupo Parlamentario de Morena, Lucía Trasviña Waldenrath, aseguró que las reformas plantean que la dependencia que tenga la Guardia Nacional, de la Secretaría de la Defensa Nacional, es de un orden administrativo y presupuestal, por lo que no define la naturaleza civil o militar de este cuerpo de seguridad pública.

La senadora de Acción Nacional, Indira de Jesús Rosales San Román, indicó que el dictamen plantea que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana no tenga ningún tipo de autoridad sobre la Guardia Nacional, ya que no tendría el control administrativo y operativo de este cuerpo de seguridad pública.

La senadora Claudia Ruiz Massieu Salinas, del PRI, aseveró que esta reforma será contraproducente, pues se desvirtuará la función constitucional de las Fuerzas Armadas y se perderá la confianza para alcanzar acuerdos en el Senado; “hay que tener visión de Estado”, sentenció.

De Movimiento Ciudadano, el senador Noé Castañón afirmó que el dictamen violenta la Carta Magna, ya que se le dan a las Fuerzas Armadas responsabilidades que no le benefician, por lo que solicitó “no disfrazar la voluntad del ciudadano con el fracaso del gobierno en turno, pues el Estado mexicano es más que sus gobiernos y nosotros estamos para defender la Constitución”.   

El senador Raúl Bolaños-Cacho Cué, de la bancada del PVEM, asentó que la propuesta es una solución justa a la crisis de inseguridad, la cual traerá paz a la ciudadanía. “Quienes recorremos nuestras entidades y municipios nos damos cuenta de la inmensa labor que las Fuerzas Armadas hacen en nuestras calles”.

En tanto, el senador del PRD, Miguel Ángel Mancera Espinosa, expresó que el dictamen contraviene el artículo 21 de la Constitución, el cual ya plantea la adscripción de la Guardia Nacional a una Secretaría de Seguridad Pública, y no a una de Seguridad Nacional.

Germán Martínez Cázares, senador del Grupo Plural, afirmó que la minuta traiciona la memoria liberal de nuestra Constitución, pues le otorga a las Fuerzas Armadas el control sobre la Guardia Nacional, algo que las luchas liberales del Siglo XIX evitaron. “Estamos en contra de la militarización porque carcome al poder militar y al poder civil”.