Llega Mafalda a la UNAM; para exposición en el Museo de las Constituciones

Traer a Mafalda al Museo de las Constituciones (MuCo) -perteneciente a la Dirección General de Divulgación de las Humanidades de la UNAM- es una ráfaga de viento fresco lleno de humor profundamente humano, al usar la vida cotidiana de un grupo de niños y sus familias como el universo donde se aprende el bien y el mal, a ser solidarios y de donde todos obtenemos nuestra idea de comunidad y de justicia.

Así lo expresó en su mensaje la coordinadora de Humanidades de la Universidad Nacional, Guadalupe Valencia García, durante el acto inaugural de la exposición temporal Mafalda: Miradas a “lo femenino”.

En este contexto, estimó que algunos hombres, unos más que otros, inseguros ante el avance de las mujeres, han optado por la violencia como forma de garantizar la permanencia de su modo de ver el mundo; “es una pandemia como el coronavirus, infecta a cualquier condición y situaciones, seamos sumisos o insumisos”.

Recordó que poner lo femenino en segundo plano ha sido una acción común en el planeta desde tiempos inmemoriales. Lo masculino, su fuerza y empuje han privado a las mujeres de ingresar y participar en esferas de decisión, indispensables para contar con un mundo mejor, tal como lo ha pedido Mafalda reiteradamente.

La violencia tiene larga historia, pero puede revertirse con acciones de educación, divulgación y sensibilización para todo tipo de público, encaminadas a fortalecer los lazos comunitarios que debiliten las inequidades del presente e idealmente logren un mundo equitativo, expresó Valencia García en el mensaje que leyó la directora del MuCo, Gabriela Breña Sánchez.

A su vez, la coordinadora para la Igualdad de Género, Tamara Martínez Ruíz, de la UNAM, apuntó que la mirada de Mafalda, esa niña incisiva, simpática, crítica y de feroz inteligencia, llegó hasta nuestros días sin haber perdido ni un ápice de su agudeza, ni de su entusiasmo y preocupación por el mundo que la rodeaba, de su curiosidad y rebeldía; y, dentro de ese mundo, por el papel de las mujeres, desde el íntimo espacio del hogar hasta el de la política internacional.

Si bien ni ella ni su autor, Quino, se llamaron a sí mismos feministas, desde su lugar han hecho más por la sensibilización y concientización sobre los temas de género, que los miles de páginas escritas en todas las lenguas han logrado, externó.

Esa hija de Quino, prosiguió, quien decidió seguir siendo una niña para siempre, preguntona, curiosa, punzante y sensible a la realidad, está aquí, en cada chica que se indigna, en cada madre que busca a sus hijas desaparecidas, en cada joven que desafía los modelos impuestos, en cada abrazo sororo, en cada acorde de la canción Sin miedo, en cada defensora del territorio.

Está y estará en cada una de las personas que se acerque a esta muestra y clame, como ella, en una de sus famosas viñetas: “aquí no se rinde nadie”.

En tanto, la curadora de la exposición, Mireya del Pino Pacheco, y directora de Estudios y Políticas Públicas del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, expresó: a más de cinco décadas releer a la lúcida y perspicaz niña Mafalda en esta exposición temporal, tomando en consideración datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México, que cada cinco años publica ese Consejo, hace todavía más plausible la iniciativa del MuCo.

Esta muestra nos acerca de nueva cuenta a cuestionamientos que la pequeña, de la mano de Quino, se hacía desde hace más de cinco décadas y siguen vigentes; deseamos que todos los que visiten esta exposición se los hagan; que sea un espacio lúdico y de reflexión sobre la necesidad de cuestionar y desbaratar los roles impuestos por estos estereotipos, que no hacen otra cosa que limitar las libertades y el ejercicio de derechos humanos con una desventaja desproporcionada para mujeres y niñas.

Julieta Colombo Marrón, en representación de Sucesores de Joaquín Salvador Lavado Tejón (Quino), agradeció la organización de esta muestra y utilizar las tiras de la historieta de Mafalda para profundizar sobre las miradas a lo femenino.

Recordó que si bien Quino no realizó su obra pensando en una perspectiva de género, su espíritu siempre estuvo al lado de los derechos de los más débiles: de los niños y de las mujeres, y de evidenciar las desigualdades. “Él entendía que el movimiento feminista tenía su razón de ser y siempre apoyó las manifestaciones de las mujeres y sus reivindicaciones desde su lugar de humanista gráfico”.

Apuntó que la obra en general interpela al lector. “Ese, creo, fue el objetivo mayor que tuvo en su vida, su vínculo con los lectores y el permitir sentirse interpelados; el libro Femenino singular, publicado en el contexto del movimiento feminista argentino, Ni una menos, en 2015, y la muestra Mafalda: Miradas a “lo femenino”, nos permiten repensar estas distintas miradas”.

A partir de mañana 20 de agosto y hasta el 18 de diciembre, de miércoles a domingo, de 10:00 a 17:00 horas, se podrá visitar en el Museo de las Constituciones, ubicado en la calle del Carmen número 31, esquina San Ildefonso, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Se centrada en las temáticas sobre género y derechos que el humorista gráfico e historietista argentino, nacionalizado español, plasmó en las tiras de Mafalda a partir de 1964. De manera complementaria, especialistas abordarán en conferencias, charlas, foros y talleres, temas como la desigualdad de género, el feminismo, estereotipos y roles atribuidos a hombres y mujeres.

En el acto también estuvieron Ángel Figueroa Perea, director general de Divulgación de las Humanidades; y Arturo García Trejo, subdirector de Seguimiento de Metas de los programas que se desarrollan en la Autoridad del Centro Histórico.