No descarta AMLO que extranjeros apoyen en el rescate de los mineros de Coahuila

El presidente Andrés Manuel López Obrador refrendó el compromiso del Gobierno de México de intensificar las labores de rescate de diez trabajadores en la mina Pinabete en Sabinas, Coahuila, a pesar del incremento en los niveles de agua registrado el domingo 14 de agosto.

“Agradecer a todos los que han estado trabajando día y noche; mandarles un abrazo a los familiares de los mineros, pero no nos vamos a despegar, no vamos a dejar de trabajar para rescatar a los mineros”, subrayó.

A pregunta de un reportero, de que familiares de los mineros pidieron apoyo de rescatistas internacionales, López Obrador dijo que “no se descarta, todo lo que se tenga que hacer para sacar a los mineros. Y la familia tiene razón, ellos quieren a sus familiares. Y en eso estamos y, si se considera que es necesario, se ve y se traen rescatistas de cualquier lugar del mundo”.

Afortunadamente, dijo, “tenemos buenas relaciones con los gobiernos del mundo y podemos hacer esos trámites, nada más que hay que ver si hace falta ¿no?, si la estrategia que se está siguiendo va a funcionar. Íbamos bien, íbamos ya terminando de achicar los pozos, pero sucedió esto lamentablemente. Entonces vamos a seguir ahí”.

En la conferencia mañanera, en Palacio Nacional, López Obrador instruyó reforzar el plan de rescate, que contempla aumentar la extracción de agua, así como una propuesta de construcción de una barrera entre la mina Pinabete y Conchas Norte, esta última abandonada por décadas.

“Desgraciadamente se colapsó aún más la mina, sobre todo se amplió un boquete de agua en la mina vecina abandonada, que es la que acumula más agua, y ya cuando estábamos achicando el agua, (…) de nuevo se nos volvieron a incrementar los volúmenes de agua”, explicó.

En un enlace en vivo durante la conferencia matutina, la coordinadora Nacional de Protección Civil, Laura Velázquez Alzúa, dio a conocer que la inundación de la mina Pinabete es resultado de la entrada de flujo desde Conchas Norte, detonada por la ruptura de una galería el pasado 3 de agosto.

Al inicio de los trabajos de búsqueda y rescate, la altura promedio del tirante de agua en los pozos se midió en 41.47 metros; después de 11 días de trabajo, los tirantes registraban una altura de 3.15 metros en promedio. Sin embargo, a las 5:45 horas del domingo pasado se registró un ingreso súbito de agua proveniente de la mina Conchas Norte a causa de una posible liberación de líquido acumulado en un cañón.

“Nosotros a las 4 de la mañana, teníamos un metro 30 centímetros de nivel de agua y nos estábamos preparando para entrar por el pozo 2, pero este ingreso súbito hizo detener el plan”, indicó.

La funcionaria informó que, derivado del nuevo incremento abrupto de agua, el equipo técnico asesor propone las siguientes acciones:

Continuar con el bombeo permanente en pozos de la mina Pinabete.

Identificar zonas con huecos por minado subterráneo a profundidades de aproximadamente 65 metros, utilizando levantamientos eléctricos y registros geofísicos.

Perforar 20 barrenos de seis pulgadas a una profundidad de 60 metros en las galerías de la mina Conchas Norte.

Inyectar cemento a través de las perforaciones en las galerías de la plancha de carbón para su sellado.

La extracción de agua es permanente en la mina Pinabete a través de seis bombas ubicadas en los pozos de tiro. Además, se han instalado otras ocho bombas en nueve barrenos con una potencia total de 990 caballos de fuerza que proporciona un flujo de salida de 371 litros por segundo.

La mina Conchas Norte, ubicada al sur de la mina Pinabete, dejó de operar en 1996, debido a una inundación y la extracción de líquido resultó incosteable. Durante años, acumuló un aproximado de 1.9 millones de metros cúbicos.