Fiscalizar y revisar el ejercicio del poder, compromiso del periodismo en México

Convocar y concursar a periodistas para debatir entre todos cuál es el estado que guarda esta profesión en México y “poner el acento en uno de sus compromisos, que es fiscalizar y revisar el ejercicio del poder” es una de las líneas de trabajo del maestro Fernando del Collado Cuevas, quien ocupará por los próximos tres años la titularidad de la Cátedra “Miguel Ángel Granados Chapa”, que se imparte en la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Resulta importante “revisar lo que sucede con el periodismo y su relación con los poderes”, ya que esta labor “no se trata sólo de opinar, sino de reforzar a través de la investigación que lleva a la información, a las inferencias y a la valoración de dichos datos sobre la realidad”, señaló el académico y columnista.

El maestro en análisis político por la Universidad Complutense de Madrid comentó que es necesario “dejar de confundir cuando se ejerce el periodismo y cuando se pasa de éste a los ámbitos de otras disciplinas, como la propagación, que es quizás justificación de planteamientos políticos”.

El realizador y conductor del programa de entrevistas Tragaluz, en Latinus, dijo que esta profesión revisa, cuestiona y dialoga, pero en ningún momento es ese puente ideológico; al menos a eso es a lo que aspira el periodismo moderno”, aseveró.

El periodismo “dentro del rubro de la comunicación tiene características –me atrevo a decirlo– de una ciencia, porque tiene objeto de estudio, métodos y estructura para su ejercicio”.

“Con ese espíritu y con el apoyo de la Universidad vamos a lanzar ese nivel de reflexión”, porque “esto podría derivar en que las nuevas generaciones de estudiantes se acerquen a esta actividad, participen de ella, se especialicen y se revise lo que hoy se hace”.

Un elemento que “está revolucionando” el ejercicio de esta labor es la perspectiva “que nos obliga en la redacción a dejar ataduras a viejas técnicas patriarcales machistas y a ser más precisos en el uso de la palabra y el juicio con las personas en lo que implica una nueva narrativa periodística”.

La doctora Leticia Bonifaz Alfonzo, abogada mexicana, experta en derechos humanos, igualdad de género y procuración de justicia, expuso que la sociedad busca la nota acerca de lo que pasa con las explosiones en Cuba, la guerra en Ucrania, la suspensión al tramo cinco del tren maya, pero también el análisis en el que un experto profundiza sobre los diferentes temas.

La columnista de El Universal sostuvo que “todo lo que escribo tiene perspectiva de género” así sean asuntos electorales, penales, jurídicos o sociológicos, y esto se debe a que ha habido una tendencia a revictimizar, y baste recordar todo lo que se dijo respecto de los casos de las jóvenes Debanhi, en Nuevo León, y de Luz Raquel, en Jalisco.

Al momento de escribir las notas “el tema es cómo lograr que en el proceso se mantenga la objetividad que es tan difícil en momentos tan polarizados como los que estamos viviendo”, el periodista pueda colocarse en un segundo plano, observar y mantener un punto de vista.

Arturo Barba Navarrete, coordinado saliente de la Cátedra “Miguel Ángel Granados Chapa”, destacó que una de las preocupaciones permanentes del autor de “Plaza Pública” fue la formación y preparación de sus propios colaboradores, y en la medida que pudo, cuando tenía puestos de decisión en los medios en los que participó, apoyó la capacitación de estos profesionales.

En México “carecemos de esa cultura de formación dentro de los medios de comunicación” y comentó que cada vez que se imparte el diplomado como parte de la cátedra “busco a los directivos de los medios para que paguen la capacitación de sus trabajadores y no obtengo respuesta; están tan lejos de la sociedad que no les interesa esta formación”.

Una de las funciones fundamentales de la Cátedra es apoyar la capacitación y preparación de los profesionales del ramo, sin embargo, el gremio es uno de los más precarizados en el país pues el promedio de salarios ronda los seis mil pesos y hay casos, sobre todo en los estados, donde las condiciones son peores, de ahí la importancia de capacitar a través de diplomados.

Raymundo Riva Palacio, autor de la columna “Estrictamente personal” que se publica en más de 40 plataformas digitales y diarios nacionales, expuso que el periodismo por definición es subjetivo, balanceado, equilibrado y aporta las diferentes versiones que puedan llevar a una aproximación a la verdad, desde diferentes perspectivas.

“Cuando digo que es subjetivo es porque desde el primer momento en que se decide por dónde iniciar la nota ya se está haciendo algo profundamente subjetivo”, pero sólo en la manera en que va recopilando datos porque se es objetivo en el momento en que los vierte.

“La subjetividad la llevamos nosotros”, pero “no al texto”, porque esto sería incurrir en una violación flagrante de la ética, la estética y la técnica, que es fundamental.

El periodismo no es sólo “lo que sucedió”, sino también es contexto, antecedente y búsqueda de la información a través de los expertos y añadió que el profesional de esta actividad no es todólogo, pero sí tiene que preguntarle a todos los que saben sobre un tema.

Al presidir el nombramiento del maestro Del Collado Cuevas, el doctor Octavio Mercado González, rector de la Unidad Cuajimalpa, recordó que la creación de la Cátedra representó un esfuerzo significativo por establecer un espacio de vinculación con la sociedad civil a través de un proyecto que reconocía a un importante periodista y al hacerlo establecía un compromiso sólido no sólo con esta labor como un campo profesional asociado a las ciencias de la comunicación, sino como una forma de entender a la colectividad, participar en ella y ejercer el pensamiento crítico.