Democracia progresista, vía para el desarrollo nacional, asegura Cuauhtémoc Cárdenas

La Revolución Mexicana es un movimiento vivo, porque muchos de los postulados y objetivos por los que miles de mexicanos se lanzaron a la lucha no se han alcanzado y aún están pendientes, apuntó el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Durante la presentación de su libro Por una democracia progresista, dentro del programa de la Feria del Libro Universitario (FLU), en la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el político señaló que hay luchas que han estado presentes en la corriente de acción política que nació en la época de la Independencia y que se mantienen hasta ahora.

«En el texto trato de mostrar que hay una línea de continuidad hasta las luchas democráticas de nuestros días”, entre ellas la de la igualdad, la de un Estado de derecho efectivo y aquellas por un desarrollo económico y por condiciones sociales de bienestar para todos los mexicanos, puntualizó.

El pensador de izquierda refirió que en el país persisten problemas como la inseguridad y la presencia cada vez mayor del crimen organizado, pobreza, desigualdad social, una economía estancada y el inequitativo acceso a la educación.

El fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) añadió que frente a este panorama urge promover un debate amplio en el que la contribución de los centros académicos y las universidades es fundamental.

«Yo quiero invitar a través de estas letras a que pensemos dónde están las soluciones a los grandes problemas, que hoy tiene este país. Los invito, sobre todo, estando en una universidad, a que abran discusiones para encontrar mejores soluciones que las que se han tratado de aplicar en los últimos tiempos».

La doctora Tatiana Pérez Ramírez refirió que el texto trae a debate un proyecto de nación donde la democracia es el eje y se le entiende no exclusivamente como una acción procedimental, sino como un proceso que resulta de las luchas populares y la memoria histórica.

La académica del Colegio Mexiquense detalló que a partir de la revisión y el análisis de diversos documentos y su impronta, el autor recupera la idea de que el propósito central sigue siendo la edificación de una democracia amplia, sólida y perdurable.

«Esta obra es resultado de décadas de propuestas y de acción y es esa democracia que se construye colectivamente, que resulta de la movilización popular y la demanda de justicia», sostuvo.

En el texto se citan los documentos de las constituciones de Apatzingán, de 1824 y de 1917; los planes de San Luis, de Ayala y de Guadalupe; la Ley Agraria de 1915 y el Plan Sexenal, entre otros.

Pérez Ramírez añadió que el libro decanta en propuestas sobre proyectos de nación y ofrece una amplia gama de temas por tratar, entre ellos la edificación de las instituciones, la equidad fiscal, el fortalecimiento de la multiculturalidad, la recuperación de las capacidades colectivas del campo, la atención a los rezagos educativos y la procuración de justicia.

La maestra Erika Granados Aguilar explicó que se trata de una obra que marca una propuesta de dirección de los esfuerzos para lograr un desarrollo social y nacional, basado en el análisis y estudio de un marco histórico que revela que la vía más adecuada para el desarrollo nacional es la democracia progresista.

«Realiza un estudio de los momentos que considera clave, donde se presentaron los puntos exactos que llevaron a nuestro país a tener una evolución política y social, lo que le permitió tener un desarrollo en beneficio del país y de la sociedad mexicana al alcanzar la institucionalidad», añadió.

Al tratar la idea de progresismo, la coordinadora de la Licenciatura de Ciencia Política de la Unidad Iztapalapa refirió que se trata de una categoría ideológica basada en el movimiento, el cambio y el progreso, en la cual radica la efectividad de los derechos políticos y civiles, la participación ciudadana, la inclusión social y el equilibrio económico.

“El autor deja estas ideas como un primer borrador que somete a la discusión para que posteriormente pueda generarse una propuesta colectiva, que devenga en un desarrollo social y en una democracia progresista», concluyó.