La Crolumna/Javier Macías García

La inverosímil elección en Morena

Más allá de servir como material para la contrapropaganda o campaña sucia para sus opositores, las elecciones distritales de Morena dejan importantes lecciones al partido y sus adversarios. Las imágenes y la percepción de ellas, también contribuyen al análisis de las diferentes lecturas, que le dieron en redes sociales y medios de comunicación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el líder del partido, Mario Delgado, aseguraron que fue una buena jornada democrática, porque participaron 2 millones 500 mil ciudadanos; “fue masiva la participación para una elección interna”, dijo el mandatario.

En efecto, las fotografías y videos difundidos por dirigentes morenistas, se observan largas filas. Sin embargo, sólo se instalaron 553 centros de votación en los 300 distritos; es decir, 1.84 por cada distrito. Dicen que participaron 2.5 millones de personas. Esto da, en promedio, 4 mil 520.79 ciudadanos por casilla, de los cuales, 565 votaron cada hora o, en su caso, 9.4 cada minuto.

Puede ser cierto, pero es inverosímil. Las capturas de las imágenes de las largas filas difundidas son sólo momentos, porque no hubo ese flujo constante de votación. De acuerdo a las fotografías de la mayoría de las sábanas de resultados, que se dieron a conocer en redes y medios de comunicación, no alcanza la cifra promedio de votos.

No obstante hubo otros que hacen poco creíble los resultados. Por ejemplo, en el Distrito 2 de Baja California. Para la elección de hombres, se registraron 15 mil 295 votos, de estos 8 mil 168 fueron para J. Netzahualcóyotl Jáuregui. En el caso de las mujeres hubo 15 mil 351 y, de estos, Julieta Andrea Ramírez Padilla obtuvo 7 mil 752. La cifra duplica el promedio. En este caso, mil 918.8 personas tuvieron que votar cada hora; es decir, 31.9 cada minuto. ¡Imposible!

Donde ganó Fabiani Cueto Salinas votaron 10 mil 954 personas; ah, pero, en ese mismo distrito, para la elección de hombre, en el que ganó Cesil Coutiño Moreno, sólo hubo 9 mil 716 sufragios; es decir, mil 238 menos que en la contienda de mujeres.

El presidente López Obrador, las “corcholatas” y dirigentes del partido se quejaron, durante semanas, porque el Instituto Nacional Electoral instaló pocas casillas para el ejercicio de revocación de mandato. Hoy que tuvieron la oportunidad de organizar su propio proceso, sólo instalaron, en promedio, 1.8 centros de votación por distrito. El propósito era mostrar una gran afluencia. La instalación de más centros de votación, no hubiese tenido mismo impacto, porque el número de votantes se reduce, considerablemente.

Para Morena, que se precia de ser un partido democrático, este ejercicio le deja de lección que dista mucho de serlo. Para tratar de justificarse y fortalecer su “imagen de partido democrático”, debe imponer sanciones. Y, lo más seguro, tendrá una amplia publicidad, incluida la conferencia mañanera.

Para el INE y los partidos de oposición, no sólo las imágenes de acarreos, inducción y compra del voto, así como la utilización de los programas sociales para amenazar a los beneficiarios, sino también lo que pudieron recabar con sus operadores políticos, durante esta jornada, debe servirles para prepararse en los comicios de Coahuila y Estado de México, del próximo año, y para los comicios del 2024.

Previo a la jornada, se denunció la exclusión arbitraria de militantes, como Gibrán Ramírez, Johm Ackerman y René Bejarano, entre otros. Se presentó además, la supuesta caída del sistema y la inclusión de personas que, hasta hace poco, era opositores a Morena, y la intervención de gobernadores y de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Esto también debe estar registrado por los opositores, lo mismo que la falta de confianza, de algunos militantes morenistas, en el método de selección de aspirantes, que provocaran fisuras y un posible cisma.

Por lo que se refiere a la violencia y quema de urnas, en efecto, se presentaron en pocos centros de votación. Sin embargo, la repetición constante en redes sociales y medios de comunicación, creo la percepción de que se trató de hechos generalizados. No fue así, pero hicieron ruido. Tanto, la supuesta participación y la “jornada histórica”, en algunos quedó en segundo plano. De ahí que el presidente López Obrador tuvo que salir al quite de Mario Delgado, a fin de minimizar los hechos.

Los suspirantes presidenciales

Aunque critican constantemente a los medios de comunicación, las “corcholatas”, como Adán Augusto López, requieren de ellos, para promover su imagen. Pero a veces, no tienen un cálculo preciso, y la situación se les revierte.

Este martes, el secretario de Gobernación salió de sus oficinas para atender a los manifestantes, que se encontraban al exterior del viejo Palacio de Cobián. Platicó con los inconformes, que mantuvieron cerrado el acceso al recinto, durante un par de horas. Entre los protestantes, había integrantes de Colectiva Feminista Ehécatl y de la Organización Pobladores de San Sebastián Nopalera, del municipio de Santa Lucía Monteverde, Oaxaca.

Pero en redes sociales, se difundió el momento en que durante la plática, una mujer le dice al funcionario: “nosotros necesitamos un papelito firmado por usted, con el compromiso, no solo palabras”.

En ese momento, Adán Augusto se voltea y le pregunta a la mujer: “¿Usted confía en mí?”. Como respuesta obtuvo un “No”. Entonces el secretario responde, yo tampoco confío en usted”.

Para matizar, los aliados del titular de Segob, también difundieron en redes otro momento de la conversación con esa misma manifestante, donde Adán Augusto afirma: “nos vamos a encargar del problema, no tenga duda, ya estoy platicando con ustedes, a ver señora, yo le voy a firmar y sellar lo que usted y yo acordemos”. Y otro, donde dice: “es trabajo de la Secretaría de Gobernación atender y tratar de encontrar una solución a todos los asuntos y lo hacemos con mucho gusto”.

No obstante, el primero tuvo mucho impacto y la reacción de la Secretaría de Gobernación y de sus aliados, fue tardía. El daño ya estaba hecho.

Claudia Sheinbaum, por su parte, aprovechó que Katya Echazarreta, ingeniera eléctrica y astronauta, visitara al presidente López Obrador, para organizar un evento, en su honor, donde le entregó un reconocimiento y la Llave de la Ciudad de México.

Como suele hacerlo la jefa de Gobierno, utiliza a niñas como escenografía de sus eventos. En este caso, se contó con la presencia de niñas beneficiarias de la Beca Leona Vicario y premiadas de la Olimpiada de Matemáticas y beneficiarios de “Mi Beca para Empezar”. Por supuesto, el objetivo era la fotografía con la astronauta, para reforzar su imagen de presidenciable.

Mientras tanto, el senador Ricardo Monreal realizó un carrusel de medios de comunicación. Concedió entrevistas, donde le preguntaron de todo, principalmente, sobre sus aspiraciones presidenciales y, la pregunta más recurrente, si se saldrá de Morena, para contender por otro partido.

Sin embargo, es uno de los pocos, en México, que abordaron un tema de interés mundial. Utilizó las redes sociales para hablar sobre la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi a Taiwán, actividad que el senador consideró profundamente inconveniente en estos momentos de tensión en el mundo.

El legislador aseveró que la reacción de China puede ser imprevisible, “por lo que es necesario agotar las vías diplomáticas y de diálogo para evitar conflictos, en los que todo el planeta perdería”.

Pelosi, quien tuvo una estancia de 24 horas en la isla, visitó el Parlamento taiwanés y, más tarde, se reunió con la presidenta Tsai Ing-wen, quien le impuso una condecoración por su apoyo al territorio. En ese lapso, Taiwán detectó al menos 20 incursiones chinas en su espacio aéreo.

Al tiempo en que Monreal difundía su mensaje en redes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, decía a la prensa que los ejercicios militares que realiza su país, a unos 20 kilómetros de la isla, son una medida necesaria y legítima para responder a las graves provocaciones de algunos políticos estadounidenses y de los independentistas taiwaneses.

Este miércoles Nancy Pelosi ya se encuentra en Corea del Sur. Sin embargo, como lo mencionó Monreal, la visita tensó más la situación entre China y Estados Unidos.