Recibe SRE 12 piezas arqueológicas de origen mexicano de la Fundación del Museo de Albuquerque

El Gobierno de México, a través del Consulado en Albuquerque, Estados Unidos, recibió en restitución 12 piezas arqueológicas de origen mexicano, entregadas voluntariamente por la Fundación del Museo de Albuquerque (FMA). De acuerdo con un dictamen preliminar del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la mayoría de ellas procede de la zona occidente de México entre los años 300 y 600 a. C. Entre estas se identifica una pieza estilo Chalchihuites, otra de estilo Tuxcacuesco-Ortices y una vasija efigie del estilo Comala, de la tradición cultural de Tumbas de Tiro.

Durante una auditoría interna realizada en 2022, la Fundación determinó que la procedencia de estos bienes culturales no estaba clara, lo que conllevó a suponer que probablemente fueron sustraídos de México en el último medio siglo. La Fundación resolvió de inmediato devolver estos importantes objetos del patrimonio del pueblo de México.

En la ceremonia de entrega, la cónsul de México, Norma Ang Sánchez, agradeció al presidente de la Fundación, Andrew Rodgers, su iniciativa de devolver de manera voluntaria las piezas a la nación mexicana. Asimismo, resaltó que el reconocimiento y la difusión de acciones como la que ha tenido la Fundación del Museo de Albuquerque debe crear conciencia sobre la ética y la importancia de la restitución o devolución de los bienes patrimoniales de un país que se encuentran fuera de su territorio sin consentimiento.

Estos objetos arqueológicos son elementos de memoria e identidad de los pueblos originarios de México.

En fechas próximas, las 12 piezas arqueológicas serán repatriadas a México para su entrega a las autoridades del INAH.

El Gobierno de México refrendó su compromiso de participar activamente en el fortalecimiento de los marcos legales nacionales e internacionales para la protección del patrimonio cultural. Se invita a coleccionistas privados en el extranjero que actualmente tienen en posesión piezas que forman parte del patrimonio de México, así como a las casas de subastas, a sumarse a la protección y salvaguarda del patrimonio cultural, y a restituirlas para su estudio, conservación y difusión, ya que son objetos que dan testimonio de la identidad y la memoria de los pueblos originarios de México.