La inseguridad y la violencia no se combaten con expresiones optimistas y mentiras, dice Marko Cortés

Al presidente López Obrador le quedó como anillo al dedo el proverbio “dime de qué presumes y te diré de qué careces” cuando defiende con total cinismo su fallida estrategia de “abrazos, no balazos”, pues en solo 43 meses de su mandato la inseguridad en todo el país está peor que antes y su sexenio se perfila a ser el más violento en la historia de México.

Así lo expresó el dirigente Nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, al destacar que la violencia no se combate con expresiones optimistas y cifras alegres, sino con acciones preventivas de gobierno, con la aplicación estricta de la ley y con inteligencia policíaca contra las organizaciones criminales, que lamentablemente, se han apoderado de más del 40 por ciento del territorio nacional con la complacencia del actual gobierno.

Cortés Mendoza refirió que, de acuerdo con información oficial del Secretariado de Seguridad Pública, en solo 43 meses de la administración de López Obrador se han registrado 124 mil 414 muertes violentas, cifra ya superior a las 120 mil 463 registradas en todo el sexenio de Calderón, que en su momento fueron severamente criticadas por el actual presidente

En su conferencia mañanera del 22 de julio, una vez más López Obrador queriendo engañar a la gente presentó datos estadísticos del INEGI y no como corresponde, tratándose de homicidios, feminicidios y secuestros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, además mañosamente comparando datos de sexenios completos contra lo que va de su sexenio.

“El Presidente una vez más miente, porque su sexenio es el más violento de la historia”.

Es importante advertir que al no gustarle a López Obrador los datos oficiales que arroja el Secretariado de Seguridad Pública, el pasado 21 de junio nombró como premio de consolación a la excandidata morenista de Nuevo León, Clara Luz Flores, seguramente con la intención de manipular y ocultar las cifras crecientes de los homicidios, feminicidios, secuestros, robos y extorsiones y delitos de alto impacto, porque sabe que al ritmo que va, añadió el líder panista, todos los delitos rebasarán las estadísticas de los sexenios pasados.

Los homicidios hay que contabilizarlos de manera conjunta: dolosos, culposos y feminicidios. Y las cifras son muy altas en comparación con otros sexenios, si se suman las tres modalidades de delitos. Si se comparan el número de esos tres delitos en los primeros 3 años de cada sexenio, con López Obrador se llega a la cifra más alta en 26 años, es decir, 36% más en comparación con los 3 primeros años del sexenio de Peña Nieto, 85% más respecto del sexenio de Calderón; y 53% más respecto del sexenio de Vicente Fox.

Asimismo, durante los primeros 41 meses de la administración de López Obrador se incrementaron en 242% los casos de acoso sexual. Desde el inicio del gobierno señalamos que este era un gobierno que en su política pública desdeñaba a la mujer, que desmantelaba las policías civiles, provocando que la violencia de género se incrementara en 92%, el narcomenudeo en 81.43%, la violencia familiar en 41.52%, otros delitos contra la sociedad en 111.15%, el delito de robo a transeúnte en espacio abierto al público 73% y el feminicidio 33.42%, etc.

“Por eso desde Acción Nacional le exigimos al presidente que no siga mintiendo a las y los mexicanos. Que, por humanidad y honestidad, reconozca que su estrategia no funciona y cambiarla por una que sí dé resultados. La inseguridad y la violencia no se combaten con expresiones optimistas y cifras alegres, sino con acciones de gobierno y aplicación estricta de la ley contra las organizaciones criminales”, explicó.

Nosotros sí podemos presumir a nuestros gobiernos y sus estrategias, porque sí dan resultados en materia de seguridad; un buen ejemplo, es la del gobierno panista de Yucatán, el cual es de los estados más pacíficos del país, porque ha invertido más en seguridad y reforzado a la policía civil estatal mediante programas de becas del 100% hasta la universidad para los hijos de los policías, en un programa de financiamiento vivienda y para que además puedan hacerse de un patrimonio, logrando con eso tener cuerpos policiacos muy comprometidos en el cumplimiento de su deber.

Finalmente, el presidente Nacional del PAN también reprochó las declaraciones del Ejecutivo federal en el sentido de que las muertes violentas de mujeres como Debanhi Escobar en Monterrey, Nuevo León; o Luz Raquel Padilla, en Zapopan, Jalisco, se deben a los gobiernos pasados, y no a la incompetencia del gobierno federal y los gobiernos estatales, buscando seguir evadiendo la responsabilidad respecto de la creciente descomposición social.

Completamente fiel a su estilo, concluyó Cortés Mendoza, López Obrador desde el inicio de su gobierno hasta la fecha, culpa a los gobiernos anteriores de su incompetencia y fracaso, se lava las manos y quiere seguir burlándose de los ciudadanos, porque la pacificación del país que prometió no la ha cumplido, al contrario, la violencia e inseguridad están peor que nunca en el país.