Entregará la UNAM más de 16 toneladas de ayuda a damnificados de Oaxaca

Gracias a la solidaridad de la comunidad universitaria y de la sociedad en general que acudió a los centros de acopio instalados por la UNAM para apoyar a la población de diversos municipios de Oaxaca afectados por el paso del huracán Agatha, se reunieron más de 16 toneladas de ayuda en alimentos, productos de limpieza, materiales de construcción, medicamentos y ropa, entre otros artículos.

La recolección realizada en cinco campus de la Universidad Nacional será llevada en un tráiler a Santa María Tonameca, Oaxaca, sitio donde se ubica la bodega concentradora de las donaciones, informó Luis Gutiérrez Padilla, subdirector de Proyectos para Comunidades Seguras y Sustentables, de la Dirección General de Atención a la Comunidad de esta casa de estudios.

Luego de agradecer el apoyo a los damnificados por parte de la sociedad, destacó también la labor de los universitarios responsables del acopio de la ayuda recabada en los campus Morelos, Juriquilla, ENES Morelia, FES Iztacala y Ciudad Universitaria.

“La UNAM respondió a este llamado que nos hizo la población afectada de Oaxaca, y como siempre nuestra comunidad fue muy participativa”, afirmó Luis Gutiérrez. Explicó que se enviarán diversos artículos solicitados, principalmente víveres enlatados y no perecederos y agua, entre otros.

Hacer comunidad

Estudiantes, trabajadores y miembros de la academia como Lucía Damián Bernal, de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), acudieron al llamado y al respecto comentó: “tenemos que ser solidarios con la comunidad de México en momentos difíciles, es cuando hay que estar más unidos. Hay que donar lo que tengamos en buen estado, en condiciones dignas para compartir”.

En el mismo sentido, Claudia Enriqueta Salcines Serrano, quien cursa la Licenciatura de Pedagogía en la FFyL, y está adscrita al Servicio Social de Quioscos Universitarios, colaboró en la recepción, catalogación y clasificación de los artículos durante los 8 días de recepción de las donaciones.

“Vinieron personas muy activas, incluso algunas muy dedicadas que ya traían empaquetados sus artículos por secciones: para niñas, niños, mujeres, hombres y así nos facilitaron el trabajo”, comentó.