Llama senador Monreal a construir un nuevo modelo de impartición de justicia cercano a la gente

Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, se pronunció por la creación de un nuevo modelo de impartición de justicia que sea más sencillo, pronto y más cercano a la gente porque el actual no cumple con lo que los mexicanos necesitan.

Al inaugurar el foro “Hacia un Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares. Retos y Análisis”, en el Senado, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), mencionó que debe haber un acuerdo para homologar los criterios y establecer las bases normativas que den paso a para dar paso a un nuevo sistema de justicia civil y familiar en beneficio de la población”.

Para concretar este nuevo modelo Ricardo Monreal anunció que para la discusión y aprobación de este nuevo Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares se llevarán a cabo 7 foros en Veracruz, Puebla, Michoacán, Chihuahua y otros estados, que “serán acordes a lo que queremos: amplitud y transparencia, deliberación, inclusión, publicidad y “vamos a escuchar a especialistas, a operadores jurídicos y a la sociedad civil”.

El político zacatecano reconoció que se debe fortalecer a las instituciones de impartición de justicia del país con procedimientos homologados y ágiles, así como criterios uniformes para otorgar a las personas mayor seguridad y certidumbre jurídica.

“No podemos soslayar que ante los ojos de la ciudadanía, el sistema de justicia es alejado de lo que es nuestro ideal y, en justicia civil y familiar más aún, porque la justicia civil y familiar resulta lenta, incierta, en muchas ocasiones discriminatoria, sumamente complicada y onerosa, sobre todo, para quienes tienen pocas posibilidades de costear un juicio a través de profesionales del derecho y del litigio. 

Asimismo, la existencia de reglas, plazos, términos, criterios y sentencias distintas y hasta contradictorias en este ámbito ha generado obstáculos para que las personas puedan acceder a una justicia expedita”.

Reiteró que es impostergable concretar una justicia cotidiana que beneficie la celeridad en los procesos civiles y familiares y que cumpla con los más altos estándares internacionales relativos al acceso a un recurso sencillo, rápido y efectivo.

“Los derechos humanos de acceso a la justicia, la tutela jurisdiccional efectiva y la seguridad jurídica, implican la aplicación y el desarrollo de procedimientos judiciales ágiles y útiles que permitan resolver los conflictos con la celeridad que requieren los justificables, es decir, quienes acuden a los tribunales en búsqueda de justicia”, señaló.