Ataques a órganos electorales, un fenómeno global preocupante: Lorenzo Córdova

Los ataques a los órganos electorales constituyen un fenómeno global, preocupante en el caso mexicano, porque, a diferencia de otros Estados, simultáneamente se despliegan la descalificación, las amenazas o agresión a las autoridades electorales, la asfixia presupuestal y posibles reformas electorales, advirtió el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

“El proceso de transición a la democracia implicó esa sustracción de atribuciones de un presidencialismo omnipresente y omnímodo, hacia un presidencialismo que pretende ser acotado por mecanismos de control constitucional”, explicó.

Al participar en la Mesa “Debilitamiento del Estado de Derecho a través de las restricciones a los órganos de control y garantía de la democracia”, como parte del Seminario Internacional “El Estado de Derecho bajo asedio, una mirada de México y la región”, en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, el Presidente del INE, detalló cómo las democracias en el mundo padecen el asedio a los órganos de control y al Estado de Derecho.

Las autoridades electorales como órganos de garantía de derechos políticos, pero también de control del poder, a nivel global, en mayor o menor medida y de manera particularmente acentuada en México, padecen de un ataque o es un asedio, un acoso que puede articularse en cuatro grandes ejes: la descalificación; amenazas, agresiones e incluso acoso político y judicial; la asfixia presupuestal y reformas constitucionales.

Ante el Ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza; el Juez del Séptimo Juzgado de Garantías de la Ciudad de Santiago, Daniel Urrutia y la Profesora de la Universidad de Santiago de Chile, Pamela Figueroa, dio ejemplos verificables de cómo se presentan estos cuatro ejes de manera simultánea en el caso mexicano.

Córdova Vianello citó la descalificación a las autoridades electorales desde representantes del partido en el gobierno e incluso desde el Titular del Poder Ejecutivo, “cerca de 900 mañaneras que se han realizado, en 299 ha habido menciones del INE, en su inmensa mayoría de tipo negativo”.

Asimismo, las amenazas personales a las y los consejeros, mentiras, denuncias penales, el recorte del 26 por ciento en el presupuesto solicitado por el INE, por lo que se interpuso una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la reforma electoral como una amenaza.

“Se han presentado en los últimos cuatro años más de 743 iniciativas de reforma constitucional, evidentemente, la más notoria es la que acaba de presentar el Presidente de la República”, anotó.

Sabotaje al Estado de Derecho

En su intervención, el ex Ministro Juan Silva Meza expuso cómo democracias en el mundo han iniciado su camino hacia el autoritarismo, mediante “el golpismo judicial” y reformas constitucionales contando a veces con la participación de los órganos superiores de magistratura, “en una forma de sabotaje al Estado de Derecho y con ello, a la irrupción del orden constitucional”.

Al comentar al caso mexicano, el Ministro Silva refirió cómo el proceso democrático se inspiró en la separación de poderes. Sin embargo, agregó, “México lleva tiempo siendo muchos Méxicos, sintiendo la ausencia de un respetable Estado de Derecho”.

Afirmó que Ejecutivo y Legislativo no parecen en la actualidad dos, “sino una sola rama de la división de poderes” y planteó riesgos de control político en la reforma judicial, en la que regula la participación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública y en la que se instituyó la figura de las delegaciones en las entidades federativas dependientes jerárquicamente de la oficina de la Presidencia de la República.

“La eventual captura de los poderes judiciales en la región, efectivamente, se ha convertido en el recurso más común de los intentos desestabilizadores de las democracias”, estableció.

No hay democracia sin partidos políticos: Lorenzo Córdova

Con antelación, el consejero presidente participó en el Ciclo de Conferencias: Asociacionismo en la Ciencia Política y Violencia en el País: criminal, género y política, en el marco del X Aniversario de la Asociación Mexicana de Ciencias Políticas, donde hizo énfasis en que  “no hay una sola experiencia democrática en la historia del mundo en donde los partidos no hayan jugado un rol determinante”.

Señaló que el discurso de denostación contra los partidos políticos está penetrando, haciendo mella y echando raíces entre nuestras sociedades; sin embargo, “hasta el día de hoy es impensable una democracia sin partidos políticos”.

Criticó que “hay quienes una y otra vez plantean la desaparición del financiamiento público y la eliminación de los escaños de Representación Proporcional o bien de quienes, recientemente, pretenden circunscribir las actividades de los partidos exclusivamente a las tareas de competencia electoral, como si la participación ciudadana en democracia pudiera reducirse solamente a los ciclos y a los periodos electorales”.

Consideró que, “al disminuir la capacidad de los partidos para realizar el trabajo político fuera de los periodos electorales, lo que se está provocando tiene dos implicaciones. La primera, es que se condena a estos institutos políticos a un debilitamiento como entidades gestoras de las demandas sociales y espacios de canalización de la acción política colectiva”.

La segunda implicación, precisó, “favorece a la creación de condiciones para que liderazgos carismáticos suplanten las funciones de representatividad y para que esos liderazgos, eventualmente, sean los únicos que tengan capacidad para realizar las funciones públicas”.

“La disminución y el debilitamiento de los partidos no puede sino, invariablemente, producir un fortalecimiento y un peso mayor de ese fenómeno que inevitablemente erosiona el funcionamiento de las democracias: la personalización de la política”, insistió.

Partidos políticos sirven para articular consensos

Por definición, explicó Córdova, “los partidos políticos son organizaciones creadas justo para articular consensos, facilitar que la sociedad participe en la toma de decisiones políticas y para darle cauce al carácter representativo de la democracia”. En este sentido, “son figuras propias del elemento definitorio de las democracias modernas que es el asociacionismo”.

“Los partidos políticos son sujetos de derecho y organizaciones articuladoras de derechos individuales a través del consenso, en tanto sólo se pueden conformar como consecuencia de la empatía, de la coincidencia política y programática de un grupo de ciudadanas y ciudadanos, a partir del ejercicio de su derecho constitucional para organizarse y participar en la política e integrar, eventualmente, los órganos de representación del Estado a través de la participación en las elecciones”, añadió.

Polarización genera posturas antidemocráticas

El Consejero Presidente del INE recalcó que la polarización entre los partidos políticos genera posturas que pretenden que éstos “se asuman, actúen como dueños de verdades absolutas, haciendo a un lado la esencia de lo que es un partido o más bien significa un sistema de partidos, un conjunto de entidades que tienen, cada una de ellas, una visión de parte y no del todo y menos aún el monopolio de una verdad única y válida”.

Una de las formas en que los partidos podrían salir de este círculo vicioso de la descalificación y el enfrentamiento, consideró, “es superponiéndose al discurso polarizador y a las posturas irreductibles para poder avanzar hacia la inclusión de la diversidad y el procesamiento de las demandas de la sociedad que, por definición, es diversa y plural”.

“Y, paralelamente, atemperar la importancia de los distintos o de los propios intereses bajo la lógica, insisto, de una tolerancia democrática, no hacerlo, asumir el juego del todo o nada, tarde o temprano acabará por erosionar la lógica misma del funcionamiento de la democracia”, concluyó.