Autoridades indígenas y Gobierno de México construyen Plan de Justicia de los Pueblos Wixárika, Nayeri y O’dam

Con el propósito de construir el Plan de Justicia de los Pueblos Wixárika, Nayeri y O’dam de los estados de Jalisco, Nayarit y Durango, autoridades indígenas, en conjunto con diversas instancias del gobierno federal, analizaron este fin de semana las diversas problemáticas que viven sus comunidades y construyeron propuestas de solución en temas relativos a tierra, territorio, recursos naturales y medio ambiente; centros ceremoniales y sitios sagrados, cultura e identidad; gobierno y organización tradicional, así como bienestar integral, en un marco de unidad, respeto y entendimiento recíproco.

Autoridades tradicionales, comunales, ejidales y municipales, así como líderes espirituales, adultos mayores representantes de sus pueblos y población indígena en general, emitieron sus aportaciones en las mesas y reuniones plenarias desarrolladas en el municipio de Jesús María, Nayarit.

Durante la asamblea plenaria, en Jesús María, Nayarit, el director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes, indicó que el plan de justicia contempla todas las demandas, sentimientos, preocupaciones, anhelos y aspiraciones de vida de los pueblos wixárika, nayeri y o’dam, que están en el centro de atención del gobierno federal.

Señaló que se está dando cumplimiento a la instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador, de construir este plan con la participación de todas las autoridades e instituciones representativas de los pueblos. Aseguró que, a través del diálogo respetuoso y constructivo, se busca alcanzar consensos y acuerdos para sentar las bases de resolución a sus demandas históricas, y generar un futuro de justicia, dignidad y bienestar.

Atención desde territorio

“Esto, hermanas y hermanos, es una muestra de que venimos con respeto y con humildad y que queremos tener un gobierno que escucha, que sale de sus oficinas y que recorre las regiones y los territorios indígenas, para tener conocimiento de primera mano de los problemas que viven nuestros pueblos; pero, sobre todo, que podamos construir las soluciones a cada uno de estos problemas”, expresó.

Mencionó que por eso es muy importante la construcción de este plan de justicia que va a venir a sentar las bases de un horizonte de esperanza para los pueblos y comunidades, pues aseguró que “es un acuerdo que tendrán con el presidente de la República, para iniciar una etapa de dignidad y bienestar, una nueva página en la historia que deje atrás la larga noche de olvido y que haya un nuevo amanecer”.

Convocó a más de 440 asambleístas a agilizar los trabajos a través de un ejercicio de priorización de los temas más urgentes, a fin de que las dependencias programen los presupuestos correspondientes antes de que concluya la actual administración, en 2024.

Participación activa de autoridades indígenas

El gobernador tradicional de Jesús María, Martín Valentín Vargas, agradeció la nutrida asistencia a estas mesas de trabajo en las se abordaron temas de importancia para los pueblos indígenas de esta región; señaló además que los acuerdos alcanzados serán respetados por todas las partes involucradas.

En tanto, el comisariado de San Andrés Cohamiata, Patricio Ortiz de Cruz, tomó la palabra y mencionó que ya existen avances para el caso de los wixáritari, pues hay temas que sólo deben sintetizarse para definir fechas de entrega de las acciones a priorizar.

Por otro lado, personas de esta misma comunidad entregaron a la mesa relatora la propuesta de reformar la Constitución Política y la ley electoral, con el objetivo de crear distritos indígenas, para que de ellos surjan sus propios postulantes.

Los gobernadores tradicionales dieron la palabra al representante del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien señaló que corresponde a dicha institución brindar acompañamiento para desarrollar el catálogo de sitios sagrados, e hizo un llamado para acelerar el proceso de registro de los sitios.

Mencionó que la protección de los sitios sagrados tiene dos planos: nacional e internacional. En este sentido, explicó que trabajan en ambos planos y en noviembre de 2022 terminarán el expediente para que en enero de 2023 se entregue a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), para que la Ruta Wixárika (Jalisco, Nayarit, Durango y San Luis Potosí) sea reconocida como patrimonio mundial.

El presidente de la Unión Wixárika de Centros Ceremoniales de Jalisco, Nayarit y Durango, Mario Muñoz Cayetano, señaló que por primera vez en la historia se podrá hacer un plan integral de desarrollo nacido desde los pueblos indígenas, pero que es necesario trabajar de manera coordinada entre todas las partes.

El representante del Consejo Regional Wixárica, Minjarez Valdez Bautista, explicó que esta reunión fue nombrada en su convocatoria como Cumbre de la Nación Wixárika y la reconoció como un hecho histórico, pues logró reunir a los wixáritari de los tres estados. Asimismo, recordó que el primer mandatario se comprometió a realizar el plan de justicia en el que el INPI brindaría acompañamiento técnico y logístico.

Nueva etapa de diálogo de entre gobiernos

“Hemos iniciado una etapa de diálogo de gobierno a gobierno; del Gobierno de México, de los gobiernos de los estados y municipales, con los gobiernos tradicionales de los pueblos wixárika, nayeri, o’dam y mexica que se integraron en la reunión. Lo hacemos con respeto y sinceridad, con el corazón en la mano, a eso hemos venido”, destacó el titular del INPI casi al concluir la plenaria.

En las sesiones de trabajo llevadas a cabo en Jesús María participaron representantes de 67 dependencias e instituciones invitadas, 173 autoridades tradicionales y agrarias, así como observadores de derechos humanos y activistas interesados en el tema que presenciaron y documentaron las mesas y la plenaria.

Las y los participantes de la asamblea acordaron que la tercera reunión para la construcción de este plan se celebre en el pueblo o’dam de La Guajolota, en jurisdicción de Santa María de Ocotán, estado de Durango, donde se dará continuidad a los planteamientos y acuerdos.

Entre los principales temas que se dialogaron, las y los representantes indígenas propusieron exhortar a los tribunales agrarios a cumplir las resoluciones por despojo de tierras que han obtenido los pueblos a su favor; instalar mesas de conciliación y mediación en conflictos limítrofes, así como atender los conflictos ocasionados por la mala ejecución de resoluciones presidenciales.

Plantearon que se establezca una ruta de trabajo con el INAH y la Secretaría de Cultura para definir los sitios sagrados de los tres pueblos, integrarlos al catálogo y dar pleno cumplimiento al Pacto HauxaMánaka, para la preservación y desarrollo de sus lugares sagrados. En materia de bienestar integral, pidieron consolidar un modelo educativo wixárika para todos los niveles de enseñanza.

Solicitaron que no se otorguen más permisos para la realización de megaproyectos; analizar las iniciativas de reformas en materia indígena que se encuentran en Congresos locales; establecer un programa de fortalecimiento de la transversalidad y equidad de género; revisar proyectos para fortalecer el comercio de artesanías, principalmente en el caso de las mujeres indígenas productoras; construir caminos y obras de infraestructura, garantizar la seguridad en las comunidades, entre otros temas prioritarios.