Pese a restricciones y sanciones que le ha impuesto el INE, Sheinbaum vuelve a promover la revocación de mandato

Pese las sanciones y restricciones que le ha impuesto el Instituto Nacional Electoral, Claudia Sheinbaum volvió a promover el ejercicio de revocación de mandato. En un mitin, según  para apoyar la reforma eléctrica, la jefa de Gobierno arremetió contra el INE; aseguró que no toleran a democracia, por lo que no tiene autoridad moral y llamó a la ciudadanía a acudir a las urnas, el próximo domingo, 10 de abril.

En el evento, en el monumento a la Revolución, al que acudieron según los cálculos de los organizadores 80 mil personas, Sheinbaum dijo que acudía como ciudadana y como jefa de Gobierno.

Destacó que, a partir de ahora, ningún presidente podrá ignorar la voluntad de su pueblo, porque sabe que los tres años tendrá que enfrentar la revocación de mandato”. Aseguró que al presidente Andrés Manuel López Obrador no lo vencerán las calumnias y arengó que “no está solo”:

«¿Qué va a pasar el próximo domingo? Hoy quien pone a consulta su mandato a revocación de mandato, solo puede ser un presidente valiente que sabe que el pueblo lo quiere, el presidente Andrés Manuel López Obrador, y desde aquí, en este Monumento a la Revolución le decimos que no lo van a vencer las calumnias, porque tiene un pueblo que lo acompaña, el presidente Andrés Manuel López Obrador no está solo, no está solo, no está solo, no está solo».

Insistió en su crítica contra los consejeros del INE. Aseguró que ellos odian la idea de un pueblo libre y participativo. “Están por cumplir nueve años al frente del Instituto Nacional Electoral y por eso ya les gustó, pues piensan que la democracia es de ellos, pero no, la democracia es la soberanía del pueblo”.

A la sesión informativa sobre la reforma eléctrica, asistieron funcionarios de la capital y del gobierno federal, como la titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa Alcalde y el vocero presidencial, Jesús Ramírez, además del líder de Morena, Mario Delgado.

Sobre la reforma dijo que sin electricidad no hay otros derechos, no hay educación, no hay salud”. Sostuvo que entregar al sector energético a compañías trasnacionales sería como voltear la cara al pueblo de México.