Con la reforma, está en juego el precio de la energía eléctrica, asegura AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que existe apertura para incorporar propuestas de la oposición a la iniciativa de reforma eléctrica, siempre y cuando existan coincidencias.

El primer mandatario puntualizó que la reforma eléctrica es necesaria para reponer un procedimiento injusto y reparar el daño causado durante el periodo neoliberal, cuando se modificaron leyes mediante la corrupción para beneficio de intereses creados y en contra del interés general, legalizando el fraude y el saqueo.

Precisó que ahora se trata únicamente de la industria eléctrica y no se busca reparar los daños causados por la privatización del petróleo.

“Lo hacemos de manera prudente, responsable, en el marco de la legalidad, sin comprar a nadie, porque si fuésemos corruptos, pues le haríamos igual que como le hacían antes, a repartir moches.

“Aquí cada quien tiene que asumir su responsabilidad y no vamos a corromper a nadie; al contrario, vamos a seguir combatiendo la corrupción.”

Tras afirmar que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) debe definirse, el presidente leyó la carta de Adolfo López Mateos durante la nacionalización de la industria eléctrica en 1960 y dijo acerca de este partido:

“Ojalá que los legisladores actúen con independencia y, repito, que tengan la arrogancia de sentirse libres y rebelarse, y pensar que la patria es primero. Eso es lo que está ahora en debate.”

Al destacar que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no tiene fines de lucro, el presidente aprobó la manifestación en apoyo a la reforma eléctrica y que la gente defienda la iniciativa, porque se encuentra en juego el precio de la luz:

“Lo que está en cuestión, para decirlo coloquialmente, es que no lleguen recibos de 20, de 30 mil pesos bimestrales a los domicilios, como está sucediendo en España, donde dominan las empresas particulares. ¿Pues cómo la gente no va a manifestarse?”

Tras señalar que las autoridades de Estados Unidos saben que no deben intervenir y han sido respetuosas, como el embajador Ken Salazar, el presidente López Obrador detalló lo que sí establece el T-MEC:

“También se lo dije al señor Kerry [enviado presidencial especial de Estados Unidos para el Clima]. Muy respetuoso. Y se lo he dicho a quienes hacen este planteamiento, que en el tratado hay un capítulo que obliga a los gobiernos a no permitir la corrupción.

“Y si nos vamos a tribunales internacionales, vamos a tratar el tema de los que están apoyando lo ilegal por motivos de corrupción, y tenemos las pruebas.”

Reafirmó que millones de mexicanos siguen apoyando a este gobierno para llevar a cabo la transformación y detener el proceso de degradación que vivía el país.

Luego de descartar que exista un vínculo más allá del respeto con el titular de la Fiscalía General de la República (FGR), reiteró que ya no es el tiempo en que el presidente daba instrucciones a la FGR porque hoy vivimos en un Estado de derecho.

En este contexto, se refirió a los señalamientos de legisladores estadounidenses:

“Son, con todo respeto, mentirosos, porque no es cierto. A lo mejor están mal informados. Qué bueno que nada más son cuatro, porque cuatro golondrinas no hacen verano.”

Invitó a que presenten pruebas en caso de que cuenten con ellas, aunque dijo que generalmente se trata de denuncias sin sustento.

“No somos más que nadie, pero tampoco somos menos que nadie. México es un país libre, independiente, soberano.”

Explicó que el pueblo de México no acepta el injerencismo y no le gusta que se acuse a un gobierno legal y legítimamente constituido:

“Si no tienen fundamento y nada más es campaña en contra de nosotros, pues eso no le va a gustar a los mexicanos y a los mexicanos-estadounidenses, y si ellos están buscando votos no les va a ayudar. Yo ni debería estarles dando consejos, pero hay 40 millones de mexicanos en Estados Unidos.”

Anunció que a finales de mes se espera a la visita de senadores estadounidenses, donde el presidente López Obrador encabezará un encuentro desde el sureste mexicano para abordar el fenómeno migratorio.

Finalmente, anunció que México se abstendrá en la votación que se llevará a cabo este día en la Asamblea General de la ONU para suspender a Rusia y cuestionó:

“¿Cómo resolvemos el conflicto de Rusia con Ucrania, si no tenemos una intermediación? ¿Para qué es la ONU? ¿Cómo vamos a dinamitar un instrumento que es fundamental para conseguir acuerdos de paz y evitar la guerra, y que la gente no siga sufriendo, sobre todo la gente inocente?”

Reiteró que es necesario aceptar que la guerra dejó al descubierto el fracaso de la política y que nuestro país insistirá para que se consiga la paz. Agregó que la ONU cuenta con instancias suficientes para investigar hechos como el de Bucha, Ucrania.

“Si lo que sobra en la ONU son organismos de todo tipo, pero cuando deberían aplicarse no lo hacen a tiempo.

“¿Qué, no pudieron, antes de que se desatara la guerra, convocar a las partes? ¿Qué hicieron? Nada.

“Y es fácil decir: ‘Vamos a decretar sanciones y vamos a mandar armas’. Pues sí. ¿Y las vidas? ¿Quién pone los muertos?”