Policías rechazan disculpas de Sandra Cuevas y consideran hostiles sus palabras

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México informó que los elementos de la Policía Auxiliar no aceptaron la disculpa que hizo la alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, fuera del Reclusorio Norte, por lo que deberá pedir otra o, advirtió la FGJ, se le revoca lo fijado por un juez de control.

El 24 de marzo, al término de una audiencia, la funcionaria capitalina dijo: “Me disculpo, pero no reconozco los hechos, me disculpo de corazón con la ciudadanía, con mis partidos, por este trago amargo y me disculpo también de corazón con Eduardo, con Faustino y con Marco. Si ellos consideran que les hice un daño, les ofrezco una disculpa, sin reconocer, insisto que haya hecho ningún daño a los compañeros”.

Hoy, en un mensaje a medios, en el que no aceptó preguntas, el vocero de la FGJ, Ulises Lara López, señaló que los policías interpusieron un recurso de revocación del auto con el que el juez consideró que se tuvo por cumplida la condición que le fue impuesta a la titular de la demarcación, consistente en ofrecer una disculpa pública.

“Para los mandos policiales agraviados, las declaraciones hechas por la alcaldesa a los medios de comunicación al exterior del Reclusorio Norte, no se acercan a una disculpa pública, dado que solo se refirió a ellos sin su nombre, ni su adscripción, lo que daría cuenta de la hostilidad que mantiene la servidora pública hacia sus personas”, dijo el vocero.

 Y aclaró que una disculpa pública constituye una reparación simbólica para las víctimas, pues debe entenderse como un reconocimiento formal, solemne y público de que la imputada cometió en contra de los mandos policiales, violaciones a sus derechos humanos, con lo que les causó un daño grave e irreparable.

Lara López dijo que “además, la disculpa pública debe ser eficaz, y para ello, debe de ser inequívoca, es decir: que no queden dudas de la disculpa ni que con las palabras o lenguaje que se utilice se diluya el alcance de la misma o se desvíe la culpabilidad”.

Los agraviados consideran que la servidora pública deberá ofrecer una disculpa con los lineamientos antes citados; de no ser así, cabe la posibilidad de que se revoque la suspensión condicional, y con ello que medidas cautelares como la suspensión temporal de su cargo, subsistan.

Informó que el próximo martes 29 de marzo, el representante social expondrá ante las partes, en nueva audiencia de control, que la disculpa pública no se dio en los términos establecidos en los protocolos que al respecto señalan la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.