Presentan, ante SCJN, una acción de inconstitucionalidad en contra del “decretazo” sobre propaganda

Dirigentes del PAN, PRI y PRD presentaron, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), una acción de inconstitucionalidad en contra del decreto, aprobado por la mayoría de Morena en el Congreso, para que los funcionarios públicos puedan hacer propaganda durante el periodo de veda de la revocación de mandato.

A la salida, el presidente nacional del Acción Nacional, Marko Cortés, argumentó que constitucionalmente no se pueden hacer cambios a las reglas del juego en un proceso que ya se inició.

Luego de presentar el recurso, explicó que se busca que la Corte se declare en torno a esta aprobación legal de la mayoría de MORENA en el Congreso de la Unión, junto con sus aliados, y porque interpreta, a través de un decreto, la publicidad gubernamental, buscando cambiar las reglas del juego a la mitad del proceso, en una actitud absolutamente inaceptable.

Cortés Mendoza aseguró que los partidos PAN, PRI y PRD  “acudimos a la Corte para que de manera inmediata suspenda la aplicación de esta ley y por supuesto para que entre al fondo, destacando también que la Sala Especializada del Tribunal ya ha dicho que la ley pudiera ser válida, pero que en todo caso no es aplicable a esta proceso de Consulta de Revocación de Mandato debido a que ya estamos en medios de la misma y la Constitución establece que 90 días antes de iniciado un proceso para hacer cambios en las reglas del juego”.

El Presidente de Acción Nacional subrayó que en la actualidad los mexicanos estamos en medio de una consulta tergiversada de la revocación de mandato que el propio Presidente de la República impulsó, que ellos mismos aprobaron, pero que ahora al ver el desinterés de la sociedad en participar en esta gran farsa, están cambiando las reglas del juego.

Afirmó que a los ojos de todos, los funcionarios de gobierno están destinando su tiempo para que la gente vaya a votar en esta falsa consulta-revocación de mandato en lo que hoy es más bien una ratificación de mandato, cuando en realidad deberían darnos resultados a los mexicanos.