Necesario un nuevo modelo de democracia en el que el pueblo decida: organizaciones sociales

México va a vivir el 10 de abril una jornada histórica en la que se pondrá a prueba la viabilidad de un nuevo modelo de democracia, para pasar de un régimen representativo a uno en el que es indispensable la participación consciente e informada de los ciudadanos.

 Para las organizaciones sociales y asociaciones civiles es una gran oportunidad para que los ciudadanos participen y decidan el futuro del país, aprobando o revocando la confianza en el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Sólo los que se oponen a que el pueblo participe y opinen sobre el rumbo que debe tomar el país, son los obstaculizan por todos los medios este proceso y buscan evitar que el pueblo vote en la Consulta Ciudadana por la Revocación de Mandato, previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la cual será la prueba de fuego para que cambiemos la forma en que los ciudadanos participen en los asuntos públicos del país.

Lamentamos que el Instituto Nacional Electoral instale en esta ocasión sólo 57 mil 500 casillas en todo el territorio nacional, número insuficiente para propiciar la participación de los electores, que como sabemos superan los 93 millones de mexicanos, que tendrán en sus manos la decisión sobre el futuro del país.

El Frente Popular Francisco Villa, el Frente de Organizaciones Sociales y el Consejo Popular Ciudadano, consideramos que debemos elevar la participación informada de las y los ciudadanos en los asuntos públicos, por lo que hacemos un llamado a participar en la Consulta Ciudadana, como primer paso para construir una democracia en la que el pueblo decida si debe continuar o no el actual gobierno y cristalizar el esfuerzo de 3 millones 451 mil 843 ciudadanos que apoyaron la realización de este ejercicio democrático.

En conferencia de prensa los integrantes de las organizaciones sociales precisaron: Desde nuestra perspectiva es indispensable superar los 6 millones 663 mil ciudadanos que participaron en la pasada Consulta sobre los Expresidentes que gobernaron a nuestro país, pues en ese momento si se hubiera logrado una participación superior al  40% del padrón electoral, ya se estarían enjuiciando por motivos fundados y conforme a derecho, aquellos personajes que han cometido delitos y han abusado del poder presidencial.

Sin embargo la participación en ese primer ejercicio de consulta fue un éxito y el hecho de que el 97.72% de los que votaron pidieron que se hiciera un juicio histórico contra los expresidentes, quedo como una condena histórica contra esos gobiernos que no cumplieron con sus promesas y causaron más marginación y pobreza para los mexicanos.

Ahora nos toca a nosotros ser partícipes de un cambio profundo para que el pueblo vote y logre ser escuchado, pues más allá de participar en la Consulta Ciudadana para la Revocación de Mandato, a la que ha convocado el Jefe del Ejecutivo y a aceptar la decisión del pueblo, incluso si le fuera adversa, consideramos que el gobierno federal debe estar abierto a las opiniones, reclamos y propuestas de la ciudadanía en todos los ámbitos de la función pública.

Por ello, como lo hicieran los revolucionarios de 1910, vamos a tomar la decisión de cambiar de raíz las injusticias sociales, mediante la participación entusiasta, libre y democrática del pueblo, para que mediante las urnas nuestra nación encuentre el camino para superar siglos de explotación y miseria en el que ha sobrevivido.

Estimular la abstención y evitar que el pueblo participe en la Consulta Ciudadana sólo lo pueden promover los sectores más retardatarios del país, aquellos que por décadas se enriquecieron del erario público y les espanta que el pueblo acuda a ejercer su voto.

«Llamamos a la ciudadanía a salir a las calles este 10 de abril y acudir a ejercer su máximo derecho, mediante el voto libre y secreto, pues sólo la movilización popular puede decidir el rumbo de México, pese a todos los obstáculos que ha impuesto el costosísimo aparato electoral, que aparte de ejercer un presupuesto de 13 mil 914 millones de pesos ha sido incapaz de reducir sus gastos y permitir la instalación de un mayor número de casillas.

«Nosotros no tenemos miedo a tomar esta decisión, tal como los hiciera el general Emiliano Zapata, hace un siglo y quien ofrendó su vida por darle a los pobres tierra y libertad. Honremos su memoria este 10 de abril acudiendo a las urnas y con ello levantemos las banderas del pueblo, rescatemos el voto y la libertad, para que nuestro país siga un futuro más justo e igualitario».

En la conferencia participaron José Jiménez, Antonio Rojas, Alejandro López y Antonio Flores